NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: EL DRAMA ES AFUERA
Columna Alternativa: EL DRAMA ES AFUERA

Columna Alternativa: EL DRAMA ES AFUERA

El drama es afuera

Por Gustavo Mares

El festejo celebrado el pasado fin de semana en la plaza regiomontana Sebastián Medina resultó accidentado. El novillero Diego Garmendia sufrió un terrible bautizo de sangre al llevarse una cornada penetrante de vientre.

En el mismo festejo resultó herido el varilarguero Eduardo Reyna hijo, quien sufrió una dura coz en el mentón, cuando salió al ruedo a auxiliar a su padre, que montaba un improvisado equino para picar que tiraba reparos. Del duro impacto el joven varilarguero, recientemente examinado, perdió una gran cantidad de piezas dentales, además sufrió importantes fracturas en quijada, pómulo y nariz.

Como suele suceder, el verdadero drama no fue adentro del ruedo, sino afuera. Inicialmente se pensó que la cornada de Garmendia era en el glúteo y que no revestía gravedad. La sorpresa fue mayúscula cuando se le revisó. Y es que el enrazado novillero ‘ni gestos hizo’ cuando el astado le hirió.

La gravedad de la cornada agotó pronto el monto del seguro contratado por la empresa regiomontana, que fue de cien mil pesos. Aún restan poco más de setenta mil pesos para cubrir las primeras 24 horas de atención médica que la empresa se comprometió a pagar. Posteriormente será la Asociación de Matadores la que se hará cargo de los gastos del lesionado, que es atendido en el Sanatorio Muguerza.

En lo que respecta al caso del varilarguero herido fue trasladado a San Luis Potosí, donde una vez que la inflamación lo permita será ingresado al quirófano. Se espera que entre jueves y viernes pudiera ser operado.

Personas cercanas al herido aseguran que ha habido contacto con la Unión Mexicana de Picadores y Banderilleros, gremio que se comprometió a apoyarlo, aunque sus finanzas según se sabe atraviesan por números rojos.

Al mismo tiempo, en redes sociales, profesionales del toreo y aficionados han comenzado donaciones, rifas y diversas opciones para apoyar de manera económica al varilarguero herido.

El apoyo, que de manera espontánea le han hecho llegar, se ha destinado para solventar los gastos de la lesión a la espera que el sindicato de subalternos apoye al compañero en desgracia que apenas hace un par de meses se examinó en Apizaco.

Se comenta en Monterrey, que la empresa pagaría las primeras 24 horas de atención médica del picador, pero que decidieron trasladarlo a San Luis Potosí para su atención. Las razones se comentan varias, entre las que destaca el poco monto del seguro y el desconocimiento que la empresa liquidaría las primeras horas de atención médica.

Renglón aparte merece la organización del festejo regiomontano, donde por ‘problemas de seguridad en Cadereyta’, no hubo caballos de picar por lo que el diestro Adrián Fernández prestó un equino para tales efectos, que propició el percance del joven varilarguero.

Debido a que el caballo no era apto para ejecutar la suerte de varas se decidió que el resto del encierro fuera picado en los corrales, lo que demerita la grandeza del espectáculo taurino y del primer tercio en sí.

Hace apenas unas semanas en este mismo espacio le comentábamos que cuando parecía que la tauromaquia podría dar el cambio para mejorar y resurgir en el marco de la ‘descalada taurina’ en muchos de los casos pareciera todo lo contrario.

Lo acontecido en el norte de nuestro país es una llamada de atención a todos los profesionales de la tauromaquia, agrupaciones incluidas, para que tomen en serio el tema sanitario.

Por lo pronto, desde esta mesa de trabajo, deseamos que los lesionados se recuperen pronto y que quienes tengan que participar de alguna u otra manera en la atención de los heridos cumplan con lo que les corresponda.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué reacciones tuvieron?

error: ¡¡El contenido está protegido !!