NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: Gesta en el Valle
Columna Alternativa: Gesta en el Valle

Columna Alternativa: Gesta en el Valle

Gesta en el Valle

Gustavo Mares

Los tiempos que vive la fiesta brava con los nuevos medios de comunicación, en el que el internet está marcando la pauta, hacen ahora mismo del toreo algo ‘más cercano’ a los deportes que al arte o a los espectáculos.

En el mundo del deporte, los números son fundamentales para darle un valor y una categoría a determinado equipo o jugador.

En el terreno del arte o los espectáculos es diferente, porque no se trata de números sino de emociones y sensaciones. Así por ejemplo hay aficionados de la vieja guardia que recuerdan los trincherazos del legendario ‘Compadre’ Silverio Pérez Gutiérrez o las verónicas inconmensurables de Luis Castro Sandoval ‘El Soldado’, porque les hicieron sentir algo.

Hogaño para determinar si un torero ‘es bueno o no’ es menester conocer cuántas orejas y rabos ha cortado. Este cambio en la mentalidad de concebir la fiesta brava en las personas que aún gustan del ‘Arte de Cúchares’ llega acompañado por una falta de conocimiento de la cultura e historia taurina que es basta y apasionante.

Preocupa que no sólo los aficionados están ajenos a la cultura y la historia de la tauromaquia, sino también muchos novilleros y toreros de nuevo cuño desconocen quién fue el español Francisco de Paula José Joaquín Juan Montes Reina ‘Paquiro’ o el mexicano Ponciano Díaz Salinas. No han leído y en muchos casos ni siquiera saben de la existencia de ‘Más Cornadas da el Hambre’.

Todo ello repercute en que a los logros o hazañas de los toreros no se les da la importancia que deberían de tener. Por increíble que parezca la palabra ‘gesta’ hace mucho que no aparece en las redes sociales, donde los ‘reporfans’ contabilizan orejas y rabos, y en donde acreditan a un torero el indulto de un astado, cuando es el juez de plaza el único facultado para perdonarle la vida a un burel dentro de la plaza de toros.

En otras épocas se estaría ponderando la gesta que llevará a cabo en este naciente mes de septiembre el diestro mexiquense Ernesto Javier ‘Calita’, quien tiene cuatro fechas al hilo en suelo español, tres de éstas en el temido ‘Valle del Terror’, en tanto que la otra fecha, sin estar en esa zona serrana es con un encierro de Celestino Cuadri, una de las dehesas preferidas en los carteles toristas.

Se le conoce como ‘Valle del Terror’ a la serie de pueblos de tres provincias diferentes de Ávila, Madrid y Toledo: Arenas de San Pedro, Cebreros, El Tiemblo, Higuera de las Dueñas, Piedralaves, La Adrada, Sotillo, Cadalso de los Vidrios, Cenicientos, Villa del Prado, Almorox y Escalona.

En esos escenarios sale el toro grande y descomunal. De los más grandes en la península ibérica. Muchas ocasiones, ejemplares que no fueron lidiados en las Ventas de Madrid o la Feria de Pamplona y que mientras aguardan el momento de ser lidiados en el ‘Valle del Terror’ ganan kilos además de edad.

Aseguran quienes han actuado ahí, que se curten como toreros y como hombres.

En el ‘Valle del Terror’ sólo se admiten diestros bragados y dispuesto a afrontar el toro más grande que podrán lidiar en sus carreras, incluso muy por encima de los descomunales astados que suelen salir en algunas plazas hispanas de primera categoría.

‘Calita’ se encuentra en España a la espera de escuchar parches y metales en esas cuatro tardes. Tiene su base de operaciones en la localidad toledana de Noez, donde se ubica la dehesa de Bellos Montes, con divisa en blanco y negro, propiedad de su apoderado en España, José Manuel Bello Montes.

Hasta el recién finalizado agosto, ‘Calita’ retorna a suelo español con 17 corridas toreadas en el año en ruedos mexicanos, habiendo cortado 22 orejas y dos rabos, encabezando el escalafón nacional, en tanto que en plazas ibéricas tiene seis paseíllos hechos, con el corte de trece orejas y otro par de rabos.

El mexiquense, apoderado en nuestro país por José Luis Alatorre, sin ‘hacer ruido’ se está ‘echando al hombro’ la reactivación de la fiesta brava en nuestro país, pues sus actuaciones del otro lado del Atlántico, bien capitalizadas por las empresas de aquí pueden ser factor favorable para la publicidad, porque no cualquiera se atreve a cruzar el ‘Valle del Terror’.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué ganaderías están vendiendo toros bravos a precio de carne?

error: ¡¡El contenido está protegido !!