NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Los de Abajo
Columna ALTERNATIVA: Los de Abajo

Columna ALTERNATIVA: Los de Abajo

Los de abajo

Gustavo Mares

Uno de los recintos taurinos más cercanos a la Ciudad de México que abrió sus puertas en el marco de la pandemia por coronavirus que azota al mundo y que en nuestro país se ha cobrado la vida de más de 250 mil mexicanos, es el de Los Ibelles en la zona esmeralda de Atizapán, donde se puso en marcha el serial Soñadores de Gloria en la recta final del año pasado.

Más tarde se anunció un serial de festivales de lujo, que por el repunte de la crisis sanitaria no se ha podido realizar, pero que se sabe en cuanto las condiciones de aforo lo permitan se llevará a cabo. Por lo pronto y con el afán de reactivar la tauromaquia en la zona, la empresa que comanda Raúl Ibelles, quien en sus años mozos fue novillero, dio a conocer que dará una serie de novillas de oportunidad con toreros que no están en lo alto del escalafón o que de plano ni siquiera voltean a ver otras empresas.

Serán dieciséis puestos para toreros de diferente calado y estilo. La actividad dará inicio el día 16 con la participación de los valientes espadas, el quintanarroense Octavio Ávila ‘El Cozumel’ y los debutantes con caballos, el mexiquense Santiago Vera ‘Verita’, el tlaxcalteca Jesús Sosa y el regional Omar Vera para lidiar ganado procedente del rancho La Herradura, sitio donde está enclavada la ganadería de Las Huertas, casa de la divisa en oro, negro y amarillo, propiedad de Rodrigo Barroso Cañedo, vecino del municipio hidalguense de Nopala de Villagrán.

La iniciativa, en el papel luce muy interesante. A lo largo de la historia de la tauromaquia se registran gran cantidad de casos de toreros poco valorados por las empresas, pero que dan ‘el campanazo’ en alguna plaza que cree en ellos y de ahí se proyectan a alturas insospechadas. Ahí radica el encanto de los festejos que darán en el feudo de la familia Ibelles, donde el novillero Sebastián Ibelles, nieto de Raúl y sobrino del diestro César del mismo apellido es un caso representativo de un torero que sin apoyos decididos y sin pertenecer a las grandes casas de apoderamiento se abre paso en el complicado mundo taurino y es hoy uno de los más firmes candidatos a poder tomar una alternativa con todos los honores.

Ahora convertido en empresario, Raúl Ibelles de alguna forma se ve reflejado en esos toreros que no tuvieron el apoyo decidido de las grandes empresas durante la época en la que probó fortuna como novillero. Por su ruedo han desfilado una gran cantidad de toreros que pocas oportunidades reciben en otros lados.

Poco a poco ha ido posicionando este escenario como el nuevo semillero de novilleros en sustitución de la Plaza Arroyo, que antaño era considerada como la antesala de la México, pero que ahora mismo se mantiene cerrada.

Ahora es cuando los aficionados deben retratarse en taquilla para alentar el desarrollo de las nuevas generaciones de toreros. La afición de la Ciudad de México no tendrá pretexto para hacer acto de presencia en el pintoresco cortijo mexiquense, donde a partir del domingo 16 habrá cuatro novilladas de oportunidad.

De los toreros no se puede esperar sitio y oficio, pues a fuerza de ser sinceros, la mayoría de los novilleros que se anunciarán no tienen un bagaje amplio. Lo que deberán demostrar es mucha afición y un valor desmedido, lo que sin duda alguna los aficionados agradecerán.

Se comenta que el encierro de Las Huertas, como el resto de lo que se está lidiando actualmente en diversos frentes de provincia, estará muy bien presentado, con edad y kilos, por lo que tendrá gran mérito lo que hagan los chavales anunciados.

La experiencia se antoja interesante.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿En caso de haber contendido, habría tenido oportunidad de ganar?