NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: Los días contados
Columna Alternativa: Los días contados

Columna Alternativa: Los días contados

Los días contados

Gustavo Mares

El futuro de la Plaza Santa María de Querétaro podría estar definido. En diversos medios de aquella ciudad se insiste en que el coso taurino pasará a manos de una importante empresa estadunidense para levantar un centro comercial.

El periodista queretano Andrés Estévez entrevistó al empresario Nicolás González Aréstegui, co propietario del coso, quien le dijo que había negociaciones con varios interesados en el inmueble, aunque los vecinos del norte de la cadena HEB, ‘llevan mano’.

Aseveran que las negociaciones tienen alrededor de un año y que aunque no se han cerrado van muy adelantadas, pues unos quieren vender y otros, comprar.

A manera de ‘paliativo’ algunas voces mencionan que hay algunos empresarios de espectáculos interesados en adquirir el inmueble, que está en inmejorable zona comercial. Pero no suena viable, pues de haber sido negocio se habría hecho desde antes.

Es triste, pero haciendo de lado el romanticismo que implica la tauromaquia, todo hace suponer que el coso queretano tiene los días contados. No hace falta ser adivino, sólo es cuestión de situarse la realidad.

Desde antes de la pandemia, el coso queretano abría contadas ocasiones sus puertas. Atrás quedaron aquellos años en los que había constante actividad taurina con llenos un día y el otro también. Eso ya no sucede.

Del otro lado de la moneda existe la posibilidad de montar en esos terrenos un centro comercial con la tienda de la cadena norteamericana como estandarte, negocio que abre sus puertas de seis de la mañana a once de la noche, lo que le daría mayor vida a la zona.

No sería tampoco el primer caso de una plaza de toros que se derrumba para dar paso a un centro comercial o cualquier otro inmueble.

Para no ir tan lejos en la historia, el Toreo de Cuatro Caminos que dejó de existir para dar paso a un imponente centro comercial.

En el escenario cuatro caminero se escribieron historias doradas de la tauromaquia mexicana, pero además fue escenario de otros eventos en los que los tendidos lucían ‘hasta la bandera’ como la lucha libre con la ‘época dorada de los independientes’.

Sin embargo, paulatinamente la actividad comenzó a decrecer hasta convertirse en un ‘elefante blanco’. Justo como pasa ahora mismo.

Cuando comenzó la pandemia, que le pegó fuerte a la tauromaquia, muchos pensaban que una vez superada la crisis sanitaria habría un resurgimiento del espectáculo taurino en nuestro país, pero pareciera que es todo lo contrario.

Si antes la escena taurina en general lucía ‘en semáforo naranja’, ahora parece estar ‘en semáforo rojo’. Actualmente cada quien jala para su lado, hacen la fiesta que quieren, claro que como todo en la vida hay sus honrosas excepciones y aportan su ‘granito de arena’ al espectáculo, pero es insuficiente en tanto no exista verdadera unión  en el gremio taurino.

Sólo el destino sabrá cuánto tiempo le ‘queda de vida’ al coso queretano… Y a muchos otros escenarios más de nuestro país.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Por qué propone COPARMEX a empresarios locales, que inviertan para salvarla si no la van a derruir?

error: ¡¡El contenido está protegido !!