NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Mariguana, eutanasia y rastros, sí
Columna ALTERNATIVA: Mariguana, eutanasia y rastros, sí

Columna ALTERNATIVA: Mariguana, eutanasia y rastros, sí

Mariguana, eutanasia y rastros, sí

Por Gustavo Mares

 

Las autoridades colombianas dieron un primer paso para erradicar la tauromaquia en aquel país. Aduce el partido político que promovió esta iniciativa que la fiesta brava es cruel. Sin embargo, sólo se enfocan a la tauromaquia, pero ni por asomo mencionan los rastros, que además en aquel país hay muchos que son clandestinos.

Es muy triste ver la manera en que muchas reses son sacrificadas todos los días en los rastros, que no cuentan con la infraestructura necesaria para hacerlo. Muchos no tienen las famosas pistolas de aire.

A diferencia de las reses de abasto, el toro de lidia se cría de distinta manera al resto del ganado. Suele crecer libre en amplias extensiones de terreno y durante los cuatro o cinco años que viven lo hacen con todos los cuidados, muchas veces mejores incluso que los que se dispensan a las mascotas domésticas.

Por la crisis sanitaria que azota al mundo y que ha repercutido de dura manera en los bolsillos de todos, no se entiende por qué pretenden cerrar fuentes de empleo. A diferencia del rastro, donde sólo ganan los matanceros, alrededor de la tauromaquia hay una importante industria. La fiesta brava genera gran cantidad de fuentes de empleo directos e indirectos.

Pero hay más. Algo que exhibe el ánimo mediático de estos ataques contra la tauromaquia, porque al tiempo que las autoridades cafetaleras pretenden erradicar la cultura taurina, se han aprobado en un primer debate además de la prohibición del toreo, el uso recreativo de la mariguana, además de la práctica de la eutanasia.

Es claro que el grueso de políticos colombianos que apoyan estas iniciativas lo hacen con un afán electoral. Qué lamentable que estén próximos a permitir legalmente el uso de sustancias sicotrópicas y también matar a un semejante. Pero no a un toro bravo, único animal sobre la faz de la tierra, que lucha por su vida y puede ganarse el indulto, lo que le valdrá para vivir ‘como rey’ el resto de su vida. Jamás hemos tenido noticias que haya sucedido algo similar con un pollo, un cerdo o un pez.

Manejan esos políticos oportunistas de poca monta una doble moral. Son tan amantes de la naturaleza, que se la fuman; son tan piadosos que aprueban darle ‘el tiro de gracia’ a un enfermo terminal, pero no quieren sacrificar un burel bravo en las plazas de toros construidas ex profeso para ello. Vamos, ni siquiera han contemplado cerrar los rastros y mataderos clandestinos.

Se sabe que hay un plazo de seis meses para que el gobierno colombiano ponga en marcha estos designios antitaurinos y ‘reconvierta’ a todos los trabajadores en torno a la tauromaquia, sin una mínima idea de todo lo que genera la fiesta brava, dicen las autoridades que el comercio informal que se genera alrededor de la tauromaquia es similar al de otros eventos públicos.

Muchas han sido las voces que se han hecho escuchar en contra de esta decisión, que podría cristalizar en algunos meses.

Los aficionados al ‘arte de Cúchares’ no alcanzan a comprender el por qué de esta determinación, cuando dicho país sudamericano se encuentra en el ‘ojo del huracán’ por ser el mayor exportador de cocaína del mundo. Para nadie es un secreto que los narcos mexicanos, que inundan con sustancias prohibidas nuestro país y los Estados Unidos se surten en territorio colombiano.

Pero hay más. Es inexplicable la razón de querer abolir la tauromaquia en plena pandemia. Hogaño, el número de muertos por millón de habitantes se ha incrementado de manera alarmante en Colombia. Esas cifras colocan al país sudamericano en el nada reconfortante décimo puesto entre los países más atacados por covid-19.

Un maestro de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García solía decir a los reporteros en ciernes, ‘piensa mal y acertarás’.

Toda esta parafernalia parece más un distractor mediático para el pueblo colombiano.

Para finalizar, y a la espera de que mejore pronto, la pregunta de la semana: ¿Qué importante empresaria y promotora de la tauromaquia se recupera, después de dar positivo a covid-19?