NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: México lindo y querido
Columna Alternativa: México lindo y querido

Columna Alternativa: México lindo y querido

México lindo y querido

Por Gustavo Mares

La Temporada Grande en la Plaza México concluyó el pasado domingo con un positivo balance en términos generales. Lo rescatable del serial fue la democrática confección de carteles. En general se procuró programar a los toreros más importantes de aquí y de allá.

Vale la pena destacar que previo a que arrancara el serial, el tema de mayoría de toreros extranjeros en un cartel era tema recurrente y es que la empresa del coso grande ganó la controversia legal que existía en ese tema. Con todas las de la ley, pudieron  haber confeccionado carteles de mayoría internacional, pero no fue así. Apostaron por la concordia y mantuvieron las aguas sindicales en calma.

Además de la importante fecha en el calendario taurino del 5 de febrero, poco a poco se ha ido posicionando en ese tenor la  Corrida Guadalupana, – el 12 de diciembre-, que en sus más recientes versiones ha presentado combinaciones de postín.

La presentación del ganado también es digna de subrayar. A diferencia de otras campañas, en la que recién concluyó el número de astados que no pasaron el reconocimiento fue mínimo.

Los toreros también dieron de qué hablar. El maestro Antonio Ferrera se consolidó como consentido de nuestro país, en un torero que puede llegar a ser de época en México. El balear firmó convincentes y triunfales actuaciones en las que no escatimó esfuerzos.

Del lado de los diestros nacionales, José Mauricio supo capitalizar sus actuaciones lo que le llevó a verse anunciado en uno de los festejos de aniversario. Por méritos propios y sin formar parte de las grandes casas de apoderamiento, el torero radicado en San Luis Potosí cosecha ahora mismo, a manera de contratos, las buenas actuaciones que signó.

Sin embargo, no todo fue ‘miel sobre hojuelas’ durante el desarrollo de la campaña.

Fueron dos los factores fundamentales que habrá que trabajar de cara al futuro de la fiesta brava en la capital. Uno de estos, la disparidad y ligereza en los criterios del palco de la autoridad. A varios de los jueces se les olvidó que el toreo va más allá de cifras o estadísticas. Dieron al traste con tardes que pudieron haber sido de apoteosis por otorgar polémicos indultos.

El serial se significó porque a varios toros se les perdonó la vida. Algunos de manera merecida, otros de forma benévola, acción que confunde a las nuevas generaciones de aficionados, que son incapaces de diferenciar un toro con cierto grado de bravura a un burel con importantes cualidades, con la bravura como base, para lograr el alto honor del indulto, que dicho sea de paso es un triunfo para el ganadero y no para el torero.

Sin embargo, más allá de todo, lo que más preocupa es la falta de espectadores en los tendidos. A pesar de que a lo largo del serial se presentaron combinaciones ‘bomba’ se esperaba mayor afluencia de personas. Claro que hubo entradas dignas de mencionar, pero todas, sin excepción, merecían mejor suerte en las taquillas. Claro que si hubieran acudido a la plaza todos los aficionados de ‘internet’ la cosa habría sido diferente.

Al final, el balance del serial se carga hacia el lado  positivo.

Habrá que esperar a que se anuncie el arranque de la temporada novilleril, así como el serial ‘México Busca un Torero’, del que se dice habrá agradables sorpresas.

Para finalizar, la pregunta de la semana: En temas sindicales ¿qué pasará, qué misterio habrá?