NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: MÉXICO LINDO
Columna Alternativa: MÉXICO LINDO

Columna Alternativa: MÉXICO LINDO

MÉXICO LINDO

Por Gustavo Mares

La Temporada Grande en la Plaza México concluye este domingo con las presentaciones del rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza y su hijo Guillermo, con la misma profesión, en un festejo en el que actuarán en la lidia a pie Arturo Saldívar y José María Hermosillo, con toros de Los Encinos y Santa Fe del Campo. Este cartel será el colofón de una interesante temporada en la que se incluyó a un importante número de coletudos aztecas.

Apenas en el festejo por el Estoque de Oro, que se disputó el pasado domingo en la México, se ratificó la importancia de la campaña que está por fenecer. En la historia reciente de la tauromaquia de nuestro país solía disputarse la Oreja de Oro también a beneficio de la Asociación de Matadores.

Hace poco más de dos décadas, cuando se retomó la celebración del festejo por el auricular dorado, se hizo con bombo y platillo con los diestros más selectos del escalafón. Sin embargo, con el paso del tiempo, la Oreja de Oro se fue ‘devaluando’ por el desinterés de los toreros en dejarse anunciar en estos festejos. Llegó un día en que ese cartel lucía más de relleno, que por un genuino interés de recaudar dinero para la agrupación.

En una jugada interesante, los organizadores decidieron ‘revivir’ el festejo por el Estoque de Oro y hacerlo con máxima categoría. Para lograrlo debieron mover todas sus piezas y conseguir un torero de lo más alto del escalafón internacional para que sirviera de ‘ancla’ y así, otros alternantes de postín se animaran a dar el sí.

El primero que levantó la mano fue el español Antonio Ferrera, quien ya había triunfado clamorosamente durante su primera comparecencia. Se supo que en la combinación por la espada áurea estaban contemplados el caballista portugués Diego Ventura y el diestro peruano Andrés Roca Rey. El primero, mientras entrenaba, se cayó del caballo y por prescripción médica tuvo que guardar reposo. El torero andino, misteriosamente, se enfermó del estómago y dejó varios compromisos tirados. Tras sortear esos inconvenientes, la combinación del Estoque de Oro resultó de postín.

Seguramente el beneficio para los toreros será importante. Eso se sabrá en un par de días.

Lo trascendente es que para ese festejo se mantuvo firme Ferrera, quien ‘entró al quite’ un par de días antes para suplir la ausencia del peruano Roca Rey en la misma plaza México.

Ferrera triunfó clamorosamente y no ‘escurrió el bulto’ para presentarse en el mismo escenario días después, cuando lo más fácil habría sido ‘administrarse’ para volver a nuestro país el año próximo. Apostó y ganó, porque poco a poco se ha ido metiendo en el corazón de la afición.

Quienes también ganaron -sin embargo su triunfo no fue reconocido mediáticamente- fueron los organizadores, que dieron gran importancia a este festejo justo como sucedió con el resto de la campaña.

En el serial que está por concluir fueron escasos los bureles que no pasaron el reconocimiento veterinario, se abrió el abanico de ganaderías y se dio cabida a muchos coletudos aztecas, cuando bien podrían haber montado carteles de mayoría extranjera, algo que por ley pueden hacer. Pero no fue así y todo fluyó.

Preocupa la falta de aficionados en algunos de los festejos, sin embargo, en otras combinaciones los espectadores acudieron de forma más generosa.  El fin de semana concluye la Temporada Grande. Será interesante hacer un balance a fondo del resultado de esta temporada.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué toreros se verán anunciados en el serial México Busca un Torero?