NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna Alternativa: MORANTOMÁS
Columna Alternativa: MORANTOMÁS

Columna Alternativa: MORANTOMÁS

Morantomás

Por Gustavo Mares

Una de las corridas más importantes del calendario taurino de nuestro país es la que se llevará a cabo este día en la Plaza México. El festejo Guadalupano ha generado expectación y todo hace suponer que hoy el coso más grande del mundo registrará una buena entrada.

Sin embargo, al mismo tiempo este compromiso también hacomenzado a dividir opiniones por varios motivos. Uno de ellos es que a pesarde que la temporada se ha transmitido en vivo a través de la televisión depaga, el festejo de esta tarde no podrá ser visto en nuestro país por ese medioelectrónico debido a que la empresa se sometió a las órdenes y caprichos deJosé Antonio ‘Morante de la Puebla’, quien justo como lo hace el también español José Tomás, ha entrado a la ‘moda’ de prohibir que lo transmitan las cámaras detelevisión. Lo que sucederá en nuestro país no se verá aquí , pero sí se verá en España y Perú, adonde la señal sí llegará.

Uno de los motivos en los que gravita esta decisión es para tratar de captar el mayor número de compradores de boletos posible. Pero a la empresa le pasó de noche que hay aficionados de nuestro país que por diversas cuestiones -la económica incluida-, no pueden hacer el viaje de media semana a la CDMX.

También resulta paradójico que la empresa, cuya dirección recae en el diestro en retiro Mario Zulaica, prefiera ‘ocultar’ los reflectores mediáticos de uno de los festejos taurinos más trascendentes del año en nuestro país, cuando podría ser esa transmisión ‘punta de lanza’ para demostrarle al mundo entero, que desconoce los entresijos del ‘Arte de Cúchares’, lo apasionante que resulta un festejo de este calibre.

Es una actitud cuestionable, porque hace apenas unos días, en ese mismo escenario, se transmitió la corrida dominical en la que saltaron al ruedo bureles de pobre trapío y pitones mogones. Esa sí se transmitió, a pesar de que en los tendidos había más cemento que público.

Hoy, cuando seguramente el coso grande registrará un gran ambiente, no se verá en vivo en nuestro país. Qué lamentable situación, porque la de hoy es de esas corridas que hacen afición y que incluso deberían televisarse en programación abierta.

Otro punto que también está generando mucha polémica es el relacionado a los toros. Por reglamento, cuatro horas antes de un festejo en la CDMX, se tiene que llevar a cabo el sorteo de los toros, que previamente fueron reseñados y aprobados por la autoridad.

Para este festejo se anunció, como suele hacerse en los  pueblos ‘con toros por designar’, lo que muchas veces en buen castellano significa ‘del agarradero’. Aquí, los toros no serán del ‘agarradero’ pero llama poderosamente la atención que la mecánica para este festejo fue muy similar a las de las fiestas que organizan los amigos que dicen ‘traes lo que quieras tomar’. Los cuatro toreros ‘acartelados’ ya tienen sus toros previamente seleccionados.

Hace ya varios días, a través de un programa de televisión, apareció Joselito Adame quien aseguró clara y llanamente que enfrentaría sendos toros de Santa Bárbara y Barralva, lo que nos lleva a darnos cuenta, entre líneas, que el ‘sorteo’ o ‘apartado’ como le llaman en España, prácticamente está dejando de existir en las combinaciones en las que aparecen los toreros importados de postín.

Si las autoridades de la Alcaldía en Benito Juárez obligaran a que el reglamento se hiciera respetar tendría que acatarse la parte que dice: ‘Si solamente se lidia un ejemplar de la ganadería más antigua, esa res abrirá plaza y el espada a quien corresponda tendrá derecho a escoger el toro que complete el lote’. Lo que no sucederá con ‘Morante de la Puebla’, a quien seguramente el destino ya le tiene listo un burel de Teófilo Gómez, una de sus ganaderías predilectas.

Hoy, una de las combinaciones mejor rematadas de la temporada, no será de gran beneficio para la preservación de la tauromaquia por los caprichos egoístas de unos cuantos personajes.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿El arte le tiene miedo a la televisión?