NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Prepotencia Xiqueña
Columna ALTERNATIVA: Prepotencia Xiqueña

Columna ALTERNATIVA: Prepotencia Xiqueña

Prepotencia xiqueña

Por Gustavo Mares

Desde hace un par de años, previo a la tradicional corrida de feria en Xico, Veracruz, se ha vuelto habitual la prepotencia de las autoridades locales que mandan elementos policiacos fuertemente armados para impedir el ‘grave delito’ de que los niños entren a un espectáculo familiar en compañía de sus padres.

Es de llamar la atención, que a pesar de que el estado de Veracruz es uno de los más azotados por la inseguridad y el narcotráfico, autoridades como las xiqueñas enfoquen sus esfuerzos en impedir la celebración de un espectáculo de hondas raíces culturales. Algo tan absurdo como quererle impedir la entrada a los niños a ver la ceremonia de Los Voladores de Papantla.

La respuesta es más sencilla de lo que parece, el fuerte impacto mediático que generan con estas acciones. Pero no hay más de fondo, todo se queda en ‘llamarada de petate’.

Por ejemplo, ahí está la tan ‘cacareada’ prohibición de animales en circos. Ahora mismo, más del ochenta por ciento de esos animales murieron, porque sus dueños fueron incapaces de mantenerlos una vez que dejaron de generar ingresos.

A nuestras autoridades les pasó de noche que el problema no sólo radicaba en que no salieran los animales a una pista de circo. ¿Y después qué? Eso ya no importó, porque no les iba a llevar las cámaras de televisión.

Es tan absurdo ver cómo se esfuerzan las autoridades de Xico en romper la unión familiar que se genera al interior de una plaza de toros, cuando en el estado la pesca es una de las actividades que generan mayores ingresos en la economía local. Quizá han de pensar las autoridades xiqueñas que los pescados y mariscos que se venden en los mercados mueren de risa. Por cierto, un dato para todos aquellos que ignoran los entresijos de la tauromaquia, pero la atacan con argumentos baladís y falsos: La carne del toro de lidia se come y está considera por los expertos como ‘orgánica’, además de muy alta calidad.

Uno de los más grandes problemas que la tauromaquia debe sortear es el desconocimiento que existe sobre ella porque, más allá del emocionante espectáculo que representa, es una escuela de vida. Algo que también resulta claro es que no todos tienen la sensibilidad para paladear el arte en cualquiera de sus manifestaciones.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué importantes toreros han llegado a actuar en fiestas privadas con anfitriones de ‘dudosa honorabilidad’ en las que les pagan como en plaza de primera categoría?