NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Tiempos difíciles
Columna ALTERNATIVA: Tiempos difíciles

Columna ALTERNATIVA: Tiempos difíciles

Tiempos difíciles

Gustavo Mares

 

La prohibición taurina en el estado de Sinaloa es un fuerte golpe para la tauromaquia de nuestro país. Más allá que hacía mucho tiempo no se daban toros por aquellos lares, el hecho en sí es lo importante, porque sienta precedente.

Es claro que este movimiento tiene tintes políticos y electoreros. La muestra es contundente: Prohíben la tauromaquia, pero permiten las peleas de gallos y la charrería, actividades con gran arraigo en aquella población norteña.

Preocupa la ligereza de las autoridades sinaloenses para gobernar. Por ejemplo, en el tema de la pandemia ahora mismo se lleva a cabo en Mazatlán la Serie del Caribe de beisbol y han denostado los protocolos sanitarios. Las imágenes de las tribunas con una gran cantidad de personas sin guardar la ‘sana distancia’ es prueba irrefutable.

Pero la ‘cereza en el pastel’ en Sinaloa es el narcotráfico, que está metido ‘hasta la médula’ en diversas instituciones sinaloenses, según da cuenta la prensa especializada en esos temas.

La misma inercia se acerca peligrosamente a Puebla, pues a pesar de que el gobernador del estado, Miguel Barbosa se manifestó en contra de la prohibición pues considera que los poblanos son libres de elegir ‘si van o no van a los toros’, la alcaldesa poblana Leticia Rivera Vivanco empeñó su palabra con los colectivos animalistas para prohibir la fiesta brava en la entidad y enfoca todos sus esfuerzos en lograrlo, aunque la ciudad ‘se le caiga a pedazos’.

Se sabe que hay muchas posibilidades que la prohibición poblana tenga luz verde.

Tanto en el caso de Sinaloa como el de Puebla, los profesionales taurinos han levantado la voz, pero la mayoría de las veces sólo en las redes sociales.

Son contados los profesionales taurinos, así como las agrupaciones, que han hecho llegar su inconformidad a las autoridades competentes.

Al mismo tiempo, cada quién jala por su lado. Pidieron los doctores taurinos que se abstuvieran de torear para evitar accidentes, por lo difícil que sería atender esas emergencias taurinas en época de covid-19, pero a muchos profesionales pareciera que les dijeron lo contrario. Ya ha habido percances, muchos de estos que no se han dado a conocer a la opinión pública.

Hay quienes también con muy buenas intenciones –aunque dirán que ‘el camino al infierno está lleno’…- ponen su ‘granito de arena’ y a través de sus redes sociales presentan una oferta taurina variada para todos los gustos, pero no tienen el alcance suficiente para llegarle a las grandes masas. Los llamados ‘reporfans’ suelen hacerlo y se agradece el esfuerzo.

En toda esta oferta destaca la de la Plaza México, que a través de sus redes sociales, a partir de hoy y hasta el sábado 5 de febrero, día exacto del aniversario del coso grande, transmitirá una serie de programas especiales.

Los emitirá a través de Facebook. El trabajo que realizan los organizadores del coso grande es importante, sin embargo le hace falta ese ‘tirón’ para poder competir con otros eventos. Para no ir tan lejos, una función de lucha libre, sin importar la arena y la calidad de los contendientes, suele tener más reproducciones que una muy bien cuidada producción taurina.

Llama la atención, que la empresa del coso grande no ha dado el paso para tener una plataforma propia. Ahora que si la intención es sólo utilizar las redes sociales, podrían abrir cuentas en el resto de éstas, porque hay algunas que las tienen olvidadas.

La fiesta brava parecía ‘estar enferma’ antes de la crisis sanitaria y económica. Ahora mismo da la impresión que entró en una fase crítica, pues aunado a los problemas que venía arrastrando se suman todos los que ha generado el covid-19.

Hay prioridades antes que la diversión. Si entre todos los involucrados no se encuentra la fórmula correcta para mantener el interés del poco público cautivo que hay para las corridas de toros se antoja complicado que, cuando las condiciones lo permitan la cuesta se pueda remontar.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Realmente hay unión entre los profesionales de la tauromaquia mexicana?