NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: TODO CAMBIA
Columna ALTERNATIVA: TODO CAMBIA

Columna ALTERNATIVA: TODO CAMBIA

Todo cambia

Gustavo Mares

Hace apenas unos días, el diestro Joselito Adame ofreció una conferencia de prensa en la que aseguró que se quedaría en nuestro país para ayudar a la reactivación de la fiesta brava nacional en el marco de la pandemia por covid-19, que azota al mundo y que en México se ha cobrado la vida de más de 180 mil personas.

Las palabras tanto del hidrocálido, como de su apoderado Eulalio López ‘El Zotoluco’, torero en el retiro, fueron bien recibidas por los cibernautas, que aplaudieron la decisión de mantenerse en nuestro país, aunque allá en España ya tenían algunas fechas amarradas.

Siempre es bienvenido que uno de los toreros de lo alto del escalafón rompa el silencio. En el caso de Joselito se agradece aún más, pues es sabido que no gusta de hablar mucho con la prensa, aunque durante su interacción con los medios ponderó el trabajo que hacen los reporteros.

Sin embargo, si uno analiza el discurso del matador de toros aguascalentense debe ser cauto para considerar que el simple hecho de quedarse en nuestro país sea el revulsivo que la tauromaquia mexicana necesita.

Durante la sección de preguntas y respuestas, al ser cuestionado sobre si actuaría con los toreros nuevos o en cortijos, el diestro de reconocido prestigio internacional, dijo que se tendría que analizar la situación. No fue el ‘sí’ rotundo que muchos habrían esperado. Aunque se agradece la sinceridad.

Hasta antes de la pandemia, la fiesta brava atravesaba por una severa crisis, que se veía reflejada en las pobres entradas. La situación se agravó con la pandemia.

Aunque todavía es una incógnita nuestro futuro inmediato como sociedad, no hace falta ser experto en la materia para adelantar que cuando llegue el momento de la reactivación taurina, que poco a poco parece comenzar en nuestro país, los aforos serán muy reducidos.

Calcule usted alrededor de cien personas para un espectáculo tan caro de montar como una corrida de toros. Será fundamental bajar costos y para hacerlo habrá que iniciar con el inmueble. No es lo mismo abrir un escenario monumental que uno de menor tamaño, precisamente como un cortijo o una plaza de tercera categoría, tomando en cuenta que el reglamento determina la categoría de un escenario taurino con base en su aforo.

Ahora mismo, el serial de festivales en el Cortijo Los Ibelles, que la empresa tenía previsto inaugurar el día 28, se encuentra a la espera de que consigan el permiso de las autoridades para aumentar el aforo que es precisamente de apenas un centenar de personas, con lo que no sale la papeleta.

Una vez que la pandemia lo permita cambiará la manera de montar las corridas de toros. Será un nuevo inicio en el que, quizá las etiquetas de ‘toreros importantes’ ya no tengan el mismo peso de antes. Todos los participantes sin excepción deberán adaptarse a la nueva forma de trabajar.

Al final del día todo se circunscribe a vender el mayor número de boletos posibles y lograrlo, cuando la sociedad en general tiene otras prioridades como el sustento diario y la salud, no es tarea sencilla. A mayores gastos de producción, más elevado el boleto para el aficionado.

Se sabe que los ganaderos que no han mandado al rastro sus toros, tienen en sus fincas ‘tíos con toda la barba’. Si todos los profesionales del toreo cierran filas con el mismo objetivo podrán sacar el barco a flote.

Aún con aforos reducidos si entre todos jalan se puede llegar a buen puerto. Los que no quieran o no puedan adaptarse a las nuevas condiciones será difícil que puedan ‘sobrevivir’ profesionalmente.

Una de las maneras ‘más sencillas’ de meter público a la plaza es con ganado serio y en puntas, y con toreros dispuestos a ‘cortarles las orejas’. Hasta antes de la pandemia lo hizo patente el diestro en retiro Jorge Benavides ‘Cúchares’ en su faceta de empresario con el serial novilleril que montó en La Florecita, donde se vivió el miedo, que se traduce en emoción, que genera una res brava con trapío.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué toro le gusta para ganar el concurso de ganaderías, el sábado en Huamantla?