NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: Tormentosas redes
Columna ALTERNATIVA: Tormentosas redes

Columna ALTERNATIVA: Tormentosas redes

Tormentosas redes

Gustavo Mares

 

El certamen México Busca un Torero continúa su promoción en redes sociales, donde los organizadores encendieron la polémica pues desde hace algunas semanas han abierto votaciones para que el público elija un torero para que avance en el proyecto.

Al mismo tiempo, a la transmisión de redes sociales han invitado a reconocidos periodistas para que den su voto de calidad a los diestros actuantes. Semanalmente cambian de invitados.

Desde hace un par de semanas, la molestia entre los ‘coletudos aludidos’ comenzó a surgir, porque señalan que las críticas en cuanto a planteamientos técnicos no deberían ser de periodistas, sino de matadores de toros en retiro.

Parecía que la cosa no pasaría a mayores, sin embargo, la polémica aumentó luego de que en la emisión del pasado fin de semana. Se volvió a tocar el tema de la técnica y alguno de los invitados arremetió contra aspectos físicos de uno de los toreros. Lo criticó por su estatura.

De repente, el reconocido grupo de la Porra Libre emitió un comunicado en el que externaba su inconformidad por dichas transmisiones. El documento, dice en su parte medular: ‘Después de ver los programas del certamen México Busca un Torero, nos vemos en la necesidad de alzar la voz de repudio en la forma en que se expone a los toreros, que siguen en la búsqueda de una oportunidad para torear’.

Resultó impactante la reacción de algunos toreros que agradecieron públicamente a la Porra Libre por el hecho de ‘defenderlos’. Impactante, porque hasta no mucho, los toreros eran una especie de ‘súper héroes’ que incluso defendían o ayudaban a los demás. Hogaño los tiempos han cambiado.

Horas más tarde, cuando debió haber sido la primera en levantar la voz, la Asociación de Matadores hizo circular un comunicado en el mismo sentido. ‘Los hombres que se juegan la vida merecen un respeto’, sentenció.

Con excepción de los comentarios con sorna sobre el aspecto físico de los participantes, los invitados, cada uno en su particular estilo, han dicho abierta y francamente sus opiniones. Duras, muy duras algunas ocasiones y por momentos en un modo que impactó a algunos televidentes.

Da la impresión que los productores se equivocaron en delegar en la prensa especializada la enorme responsabilidad de elegir quién avanza.

La prensa está para informar con objetividad. Para dar datos duros. Sería interesante y aleccionador que en lugar de fungir como jueces, los invitados externaran una opinión editorial contundente. Consagrar un torero no es cuestión de un solo gremio. Son muchos los factores que influyen. Tal vez sería bueno abrirle los micrófonos a los aficionados eventuales o quizá a alguien que nunca haya asistido a una corrida de toros pero tenga la inquietud de hacerlo podría ser una muestra homogénea de la misma sociedad.

La historia registra a grandes matadores de toros considerados por sus colegas como ‘toreros para toreros’, pero que no meten ni un cuarto de entrada a la plaza; también registra diestros señalados como ‘carentes de arte’ atiborrar los tendidos de escenarios monumentales.

A pesar de lo difícil de la encomienda para los periodistas, quien se cuece aparte es el columnista del diario La Jornada, el maestro Leonardo Páez, cuyos conceptos podrán ser duros, pero siempre sustentados en la verdad y una racionalidad impresionante.

Más allá de las controversias que se han suscitado con los programas a través de la red, ojalá que al final del día los organizadores logren sacar algún diestro que reactive, sin autocomplacencias, la fiesta brava de nuestro país tan necesitada de toreros de imán taquillero.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué apoderado quiere toros puntales y qué diestro, no?

error: ¡¡El contenido está protegido !!