NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna alternativa / Columna ALTERNATIVA: ¿Toros, no; narco, sí?
Columna ALTERNATIVA: ¿Toros, no; narco, sí?

Columna ALTERNATIVA: ¿Toros, no; narco, sí?

¿Toros, no; narco, sí?

Por Gustavo Mares

Hace unos días una noticia generada en el sureste de nuestro país corrió como reguero de pólvora. Diputados oportunistas incluyeron, de último momento, a la Ley de Protección y Bienestar Animal una fracción adendum, que prohíbe la celebración de festejos taurinos así como las peleas de gallos.

El ‘madruguete’ tomó por sorpresa a propios y extraños. Muchos aficionados y profesionales del toreo se culpaban unos a otros por las malas artes de los diputados que se vieron hábiles y lograron hacerse notar con la prohibición.

No hay que dejar pasar por alto que ahora mismo, Quintana Roo se sume en un mar de violencia generado por los cárteles de las drogas. Es terrible encender la televisión y ver la cantidad de tropelías que suceden en ese precioso estado del sureste mexicano, donde la violencia es el pan de todos los días.

Sin embargo, tal pareciera a esos ‘genios’ que se desempeñan como legisladores, no les importan los cárteles, ni los secuestros ni los asesinatos. No. Ellos se van por la fácil, los reflectores sencillos. Vamos a prohibir las corridas de toros. Así como enarbolaron ese tema, podrían haber tocado el tema del aborto o las relaciones entre personas del mismo sexo. Temas mediáticos por excelencia.

Muchos sectores que se vieron afectados levantaron la voz y no es para menos. Más allá de las hondas raíces culturales de la tauromaquia y las peleas de gallos, también ven afectado su modo de vida.

Hay pueblos en los que sólo tienen ingresos fuertes una vez al año y es cuando se montan las tradicionales ferias en la que hay corridas de toros y peleas de gallos. Sin estos atractivos, difícilmente habría afluencia de público y por ende habría menos dinero.

Más patético aún, resulta un comentario de uno de estos legisladores, invitando a todos a disfrutar las maravillas del estado de  Quintana Roo… y lo hace en una la lancha mientras pesca.

¿No es acaso un contra sentido?, porque hasta donde la ciencia y la lógica lo indican, ni uno solo de los pescados que nos comemos todos los días mueren de risa.

Apenas ayer hubo una importante manifestación pro tauromaquia y gallos en Quintana Roo, donde representantes de pueblos mayas también alzaron la voz al sentirse afectados en sus derechos, en sus usos y en sus costumbres.

El resultado fue positivo pues hasta donde se supo, antes de que pudiera entrar en vigor esta prohibición, se pondrá a consulta.

Ahora mismo, el tema poco podría importar a personas que viven de otras actividades relacionadas a la venta de carne, pero ajenas a la tauromaquia y las peleas de gallos. Si la prohibición en el estado cobra efecto, no dude usted que más adelante irían por las pescaderías, carnicerías, pollerías y cualquier negocio destinado a la venta y comercialización de carne.

Ojalá que nuestros legisladores realmente se pongan a trabajar en pro de la sociedad y no en pro de lo que parece ser más un beneficio de índole personal o mediático. Reiteramos, la inseguridad se adueña de Quintana Roo y sus legisladores enfocan todas sus baterías en prohibir actividades con un importante respaldo cultural y que además generan empleos encuadrados en el marco de la ley. Pero qué hay del narco, el secuestro, la extorsión y en general la violencia que azota Quintana Roo, tal pareciera que poco les importa.

Cosas veredes, Mío Cid.

Para finalizar, la pregunta de la semana: ¿Qué torero arribó esta madrugada a nuestro país, con la etiqueta de triunfador en Sudamérica?