NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna invitada / Columna invitada: PARTIENDO PLAZA
Columna invitada: PARTIENDO PLAZA

Columna invitada: PARTIENDO PLAZA

 

Carácter y actitud ¡no hay más!

Por Adiel Armando BOLIO

Amigos de la Fiesta Brava mucho gusto en saludarlos. Lo mostrado por el joven espada aquicalidense Luis David Adame el reciente lunes 16 de mayo de 2016 en el que fue su debut en el coso Monumental de Las Ventas, teniendo como marco la afamada Feria de San Isidro, dentro del undécimo festejo del abono y segunda novillada del serial, no es, para nada, obra de la casualidad pues detrás de ello hay varios años de sacrificio y constancia que se han traducido en la formación de un férreo carácter y una inquebrantable actitud que le hacen definir a la perfección su prioridad, la de ser torero y uno de los más importantes del Orbe Taurino. Y si no, al tiempo.

Apenas el próximo viernes 7 de octubre Luis David habrá de cumplir 19 años de edad pero no es el crecimiento y desarrollo físico lo relevante sino el mental, ese que ha hecho de este torero todo un hombre y un ser humano consciente, condiciones por cierto que las ha venido demostrando desde que tenía 10 años de vida pues desde entonces se tuvo que desprender de la dependencia familiar para saber por sus propios medios como andar en ella pues si para un adulto no es fácil más complicado resulta entonces para un adolescente, totalmente diferente a los demás por la madurez que se adquiere.

Pero esa ha sido la clave del éxito de Luis David, el tener la capacidad para saber valorar lo que tiene, lo que ha ganado y hasta lo que ha perdido que es lo menos pues la idea que tiene para trascender la atesora con mucha claridad y una muestra de ello fue su determinante actuación el reciente lunes en su presentación novilleril en el ruedo del coso Monumental del barrio madrileño de Las Ventas. De ninguna manera fue conformista, asumió la responsabilidad y las consecuencias de la misma.

Los resultados ahí se vieron, cuando ya se había hecho Adame de la embestida del novillo de su debut, llamado “Grabador”, marcado con el número 33 y con 480 kilos de peso, de la dehesa toledana de El Montecillo, previo lucimiento capotero, vino un parpadeo y apareció la cornada grande en la pantorrilla izquierda. Y como los toreros determinados, con decisión, sin verse la herida volvió a la cara del astado para robarle todavía muletazos de gran valor y manoletinas, todo ejecutado, por si fuera poco, con arte y buen trazo. Finiquitó y con la profusa hemorragia a pesar del torniquete que se le aplicó todavía tuvo el detalle de recibir la valiosa oreja y pasearla en una emotiva vuelta al ruedo y, luego, por su propio, retirarse a la enfermería. Eso le gustó e impactó a la gente, carácter y actitud ¡no hay más! Marcando de esa manera un derrotero muy importante en la todavía corta carrera de Luis David.

Ya en sus primeras declaraciones, estando ingresado en el hospital San Francisco de Asís, Adame ha mencionado que su deseo era el de demostrar que quiere ser un torero importante y que si por él fuera no dejaría de torear el próximo lunes 23 de mayo su segunda novillada isidril, sin embargo, habrá que esperar a ver como se da su evolución.

Aquí lo importante es la estupenda carta de presentación que mostró Luis David Adame en su debut venteño, justamente cuando se cumplía un año de su primera novillada sin caballos, la de aquel 16 de mayo de 2015 en el coso extremeño de la Puebla de Sancho Pérez, donde a ejemplares de Hermanos Garzón les “tumbó” cuatro orejas y dos rabos para sumar hasta este lunes 16 reciente, en ese primer año como novillero formal, un total de 18 novilladas con el corte de 34 orejas y los dos rabos mencionados, de ahí entonces que le recordemos a este brillante torero de Aguascalientes que “cuando la inteligencia humana y la irracional belleza animal se conjugan en la arena ¡surge el toreo! Arte y bravura en escena”.

error: ¡¡El contenido está protegido !!