NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Columna invitada / Columna Torerías: Fundamental, para la Puebla taurina
Columna Torerías: Fundamental, para la Puebla taurina

Columna Torerías: Fundamental, para la Puebla taurina

Fundamental, para la Puebla taurina

Luis Miguel Martínez

Tras el fallecimiento ocurrido el pasado lunes del destacado empresario taurino José Ángel López Lima a los 78 años de edad, bien valdría la pena reconocer su invaluable aportación a la cultura y a la economía del estado de Puebla; primero por haber construido la plaza de toros El Relicario y luego por haber remodelado la plaza de toros El Pinal en Tezutlán, ambas plazas son referentes de la tauromaquia en nuestro país. Hay que señalar que Don José Ángel fue originario del municipio de Cuapiaxtla, Tlaxcala, de una condición sencilla, de familia campesina que lo llevó desde muy joven a vivir en la ciudad de México donde concluyó sus estudios en contabilidad. Hasta convertirse en un importante hombre de negocios en la industria del café.

Una vez que el Toreo de Puebla se demolió en 1975, José Ángel fue convencido por la Asociación Taurina de la Angelópolis, el matador Alfonso Ramírez “Calesero”, el periodista Pepe Alameda entre otros, para construir una nueva plaza de toros, un proyecto que se antojaba de gran inversión. Los trabajos comenzaron tras la feria de mayo en 1988 y se realizó una encuesta pública para conocer el nombre de este nuevo recinto (cabe recordar que había inaugurado ya su ganadería 2 años antes: San Diego Coyotepec). El 18 de noviembre de ese mismo 1988 se inauguró la plaza de toros El Relicario de Puebla. Un inmueble que gestionó José Ángel López Lima con éxito hasta 1996. Regresó en el 2000 realizando contrataciones espectaculares, techando la plaza y haciendo estudios de mercadotecnia que le permitieron orientar sus esfuerzos en promociones puntuales que hicieron de este coso un centro donde se generaban hasta más de medio millar de empleos por evento taurino. Tan solo en un año llegó a dar 25 festejos entre novilladas y corridas. De todos estos años hubo gente que, gracias a la existencia de El Relicario, don José Ángel declaró: “hay gente que con las corridas que damos ha podido sacar adelante a sus familias e incluso sus hijos ahora son abogados o médicos y eso me da enorme gusto”.

La plaza de toros El Relicario de Puebla llegó a ser tan rentable en manos de José Ángel López Lima y familia, que lo llevó a gestionar otras plazas del país con el mismo éxito. Lo que le permitió recorrer gran parte del territorio nacional con una conferencia titulada: “la industria de la fiesta taurina”. Su afición y trabajo al frente del empresariado taurino, permitió también renovar la baraja de toreros del país. Lo que sucedía en Puebla tenía impacto en México y más allá de nuestras fronteras.

En la última entrevista que concedió para un medio poblano el pasado mes de mayo en este 2020 comentó: “nuestro éxito se debió a que no éramos taurinos, sino gente de negocios”.

Descanse en paz el empresario y ganadero José Ángel López Lima, nuestro abrazo solidario a su esposa María Serafina Zamora y a sus hijos, Liliana y Miguel Ángel López Zamora, a sus nietos y demás familiares.