NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Cristóbal Pardo, primer triunfador de 2021; aunque roto por dentro, desborda afición
Cristóbal Pardo, primer triunfador de 2021; aunque roto por dentro, desborda afición

Cristóbal Pardo, primer triunfador de 2021; aunque roto por dentro, desborda afición

El diestro colombiano Cristóbal Pardo se convirtió en el primer triunfador de 2021, luego de bordar el toreo en el primero de los dos festejos que se dieron en la plaza cafetalera de Manizales, donde a la postre el burel que enfrentó sería indultado.

Debido a las condiciones sanitarias que azotan al mundo, aunado a la animadversión política hacia la tauromaquia que hay en diversas ciudades colombianas, el festejo se llevó a cabo a puertas cerradas, sin embargo, se transmitió vía streaming y al haberse tratado del único festejo taurino en el mundo cobró gran relevancia mediática. ‘Me han estado llamando medios de varias partes del mundo. Jamás imaginé que tuviera esa trascendencia’, reconoce el diestro sudamericano.

Pardo, quien vive y mantiene a su familia ‘del toro’ se ha tenido que labrar fortuna en Perú, donde hay mayor actividad taurina que en su natal Colombia. En el país andino confluyen diestros de todas partes del ‘mundo taurino’. Ahí se torea, se gana dinero, pero también se la juegan por partida doble. ‘Afortunadamente en Perú he tenido oportunidad de torear bastante y encabezar varios años el escalafón. No es fácil. En la mayoría de las plazas suelen echar el toro grande y astifino. Uno se la juega fuerte dentro del ruedo’, señala.

EL ‘OTRO TORO’

‘Pero también te la juegas en el camino. Perú es un país muy grande y en ocasiones los caminos no son los más adecuados, son peligrosos. A veces pasas por barrancos, no hay buena visibilidad. Te la juegas por partida doble. Para ir de una plaza a otra hay veces que tienes que manejar más de quince horas’, confiesa.

Y el torero sabe de lo que habla. En 2012 en aquellas tierras sufrió un terrible accidente vehicular que le fracturó en múltiples pedazos el fémur derecho. ‘Los doctores me dijeron que me tenían que amputar la pierna, que jamás volvería a caminar sin ayuda. Eso fue allá en Perú. Fue impactante y terrible. Se te cae el mundo a pedazos’, recuerda.

REHABILITACIÓN

Me trasladaron a Colombia y la Unión de Toreros de mi país sufragó los gastos con especialistas que me injertaron huesos. ‘De inicio me dijeron los doctores que antes de pensar en torear habría que pensar en caminar y antes, en que mi cuerpo no rechazara los injertos óseos’, agrega el sudamericano. Luego de tres años de dolorosas rehabilitaciones volvió a vestir de luces… Y regresó a suelo peruano donde no le faltan actuaciones.

‘En la pandemia hemos podido vivir de los ahorros del toro. Estoy de lleno en la profesión’, confiesa.

Hace unos años tuvo oportunidad de torear tanto en nuestro país como en Francia, pero un par de semanas antes sufrió una dura fractura en el hombro que se lo impidió.

‘Tengo mucha ilusión de conocer México y lidiar el toro de allá. Siempre he escuchado que tiene un temple muy especial. Ojalá que pronto las condiciones lo permitan’, puntualiza el sudamericano, ejemplo de vocación.

error: ¡¡El contenido está protegido !!