NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / DESDE EL PALCO MÉDICO (*Fotos*)
DESDE EL PALCO MÉDICO (*Fotos*)

DESDE EL PALCO MÉDICO (*Fotos*)

 

* Para ver las fotos de la doctora Mónica Jiménez Sequeiros, click aquí: Palco

Con buenos pasajes taurinos y con el queretano Juan Pablo Llaguno como el más destacado, concluyó el pasado domingo la «Corrida de Dinastías», dentro de la Temporada Grande 2015-2016 en la Monumental Plaza de Toros México.

En lo que fue la tarde número 18 del serial mayor en el coso de Insurgentes, estuvieron en el ruedo, además de Llaguno, el español Francisco Rivera «Paquirri», el guanajuatense Diego Silveti y el aguascalentense Fermín Espinosa «Armillita IV».

Se lidiaron ocho ejemplares de la dehesa de Marrón, todos bien presentados, pero con un escaso juego, muy deslucidos y de poca fuerza en su mayoría, lo que malogró el festejo de «Dinastías Toreras».

Abrió la tarde Francisco Rivera Ordóñez «Paquirri», quien reapareció en los ruedos, tras pasar seis meses de ausencia, a consecuencia de la grave cornada que sufrió en Huesca.

Lidió a «Manchadito» de 526 kilos, con el que «Paquirri» poco pudo hacer, luego que el burel resultó de poco gas y juego, de ahí que los intentos del español se perdieron ante la indiferencia del público. Mató mal y se llevó algunas palmas.

Con su segundo toro, «Deseado» de 485 kilos, Rivera volvió a batallar con otro trasteo de mérito y valor, ante un burel desobediente y distraído, y al que optó mejor por matar, para evitar problemas de más. Luego de una faena voluntariosa, se fue con silencio.

Silveti lidió a «Oye poco» de 490 kilos, con el que se esforzó de más en una labor de mucha voluntad y valor, pero que no alcanzó alturas debido a la poca variedad que le presentó el enemigo. Mató con pinchazos y se fue con una división y dos avisos.

Con «Caleño» de 502 kilos, Silveti buscó hacer faena, pero su rival terminó sin gas y fuerza para completar la obra del guanajuatense. Luego de sufrir, batalló con el acero para irse con silencio y un aviso.

«Armillita IV» enfrentó a «Hércules» de 488 kilos, con el que no pudo hilvanar más allá de dos o tres tandas, debido a que su rival se quedaba corto y desorientado, de ahí que abrevió para irse con algunas palmas.

Con «Pensamiento» de 501 kilos, Fermín Espinosa se volvió a topar con otra pared, la cual además resultó sin fuerza, ya que por lo menos rodó unas cinco veces por la arena, de ahí la desesperación del diestro hidrocálido. Mató rápido y se fue con silencio.

Llaguno enfrentó a «Chafik» de 500 kilos, otro toro soso y débil que le complicó la papeleta al coleta queretano, quien mostró valor y determinación por hacer algo de valor. Luego de batallar, mató mal para irse en silencio.

Con el octavo y último, «Chaparrón» de 485 kilos, Llaguno logró la mejor faena de la tarde, al aprovechar el regular juego que le dio su rival. Luego de un trasteo medido y variado, malogró con el acero, para irse con algunas palmas.

Durante la lidia del primer toro, el experimentado banderillero mexicano Javier Escalante Tristán sufrió una voltereta que le causó varios golpes en todo el cuerpo, por lo que fue atendido con éxito en la enfermería.

error: ¡¡El contenido está protegido !!