Dos corridas en la Feria de San Cristóbal 

*Las fechas para el serial tachirense, es decir, los dos festejos mayores y el espectáculo cómico taurino son viernes 28, sábado 29 y domingo 30

ADIEL ARMANDO BOLIO

Desde Venezuela nos informa nuestro colega y amigo, el doctor Rubén Darío Villafraz, sobre el ambiente taurino que se vive a nivel nacional, un poco grogui, tras el “sabotaje” que hizo a comienzos del mes pasado a los festejos pautados en Maracay para las fechas del 13 de noviembre y el 11 de diciembre, la poco representativa Fiscalía General del Estado, en la persona del no menos polémico ciudadano Tarek William Saab, apenas sale de su letargo que se ha visto envuelto en los últimos casi dos años, tras el tímido anuncio de los primeros festejos formales, es decir, corridas de toros, en las principales y pocas plazas de toros activas que nos quedan en el circuito taurino del país.

Se refiere a San Cristóbal y Mérida, donde a finales de enero y febrero, respectivamente, se estarían llevando a cabo, si las condiciones de la pandemia lo permiten, sus correspondientes ediciones feriales.

En el caso de San Cristóbal, estrenando el epónimo más que merecido su plaza de toros, la ahora Monumental “Hugo Domingo Molina”, se avocará tras el anuncio este viernes, de llevar a buen puerto la que será su edición del próximo año, tras el parón en este 2021, donde su ruedo se vio huérfano de Fiesta Brava.

En esta ocasión la C.A. Plaza de Toros de San Cristóbal, responsable de los destinos del coso de Pueblo Nuevo ha apostado en designar empresarios nuevos en su organización taurina, ente con nombres en su conformación que nos despiertan sospechas de solvencia y objetividad en un entramado tan complicado como el taurino y más en el nuestro tan golpeado en cuanto a prestigio, donde no solo el dinero vale para llevar a buen puerto los deseos de éxito en el ruedo. Esperemos que no seamos tan pesimistas con la denominada Empresa Taurina “FIESTA BRAVA”, pero es la realidad y es lo que se ha demostrado el ejemplo previo con sociedades de este corte.

Lo cierto del caso es que para las fechas del viernes 28, sábado 29 y domingo 30 de enero se tiene dispuesto llevar por buen rumbo dos corridas de toros y un festejo cómico taurino que, en síntesis, es lo que conforma su abono, donde a tenor de lo ofrecido en empalagosa nota de prensa enviada, se tendrá la presencia de novedades en cuanto a nombres de toreros extranjeros se refiere, así como la segura presencia de las ganaderías más representativas del limitado campo bravo tachirense, todo ello cuidando que para tal efecto el público, aficionado y taurino en general tenga opciones de acudir a los tendidos del imponente coso sancristobalense, ajustando precios asequibles para el bolsillo de quienes deseen darse cita por época ferial en la capital tachirense.

Antes de fin de año se estarían anunciado carteles, combinaciones que serían un maná de ilusión para todo el conglomerado taurino, contando con el apoyo irrestricto de recién elegidas autoridades tanto municipales como estadales, para lo que es el evento de masas más importante de la ciudad a lo largo del año.

LA FERIA DEL SOL, INCIERTA

Considerando que la efeméride de la inauguración del coso Monumental “Román Eduardo Sandia” como es la del día de la patrona de la ciudad, la Virgen de la Inmaculada, otrora servía de marco para el anuncio de combinaciones feriales o, por lo menos, era el preludio a nombres a integrar dichos carteles.

Actualmente por los despachos de COREMER poco o muy escasa información se baraja en cuanto al desarrollo o futuro que nos deparará la edición 2022 del citado serial emeritense, misma que sería bajo la organización y designio en tribunales, de la polémica empresa taurina RAMGUERTAURO, a la que le bajarían en primeras instancias los vuelos de apertura al abono, tras no conocerse a ciencia cierta cómo está su situación legal tras la demanda interpuesta por la propia COREMER, en especie de novela enredada, donde el más perjudicado ha sido el aficionado emeritense, el que poco o nada está seguro de cuál sería el giro que tome esta trágica situación para el serial taurino, señalada por cierto para las fechas del sábado 26 de febrero y martes 1 de marzo, el que en su momento fue el más encopetado del occidente venezolano, por la catadura de carteles y pulcra organización de que hizo gala.

Se espera entonces, como “agua de mayo”, que las nuevas autoridades gubernamentales estatales, en la persona del joven gobernador Yeison Guzmán, tome cartas en el asunto, reorganice el batiburrillo en los que los últimos periodos han convertido los designios en la plaza de toros emeritense y de esta manera vuelvan tiempos de solvencia moral, económica y taurina para lo que es sin duda alguna, la temporada taurina, turística y económica más importante de una ciudad culta, a la que lamentablemente personajes ya denunciados en estas líneas y que todo el entendido sabe, la han convertido en especie de moneda de cambio a los intereses políticos de quien se ha sentado en el primer sillón del palacio de gobierno de la calle 23.