NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / DOS OPERACIONES tiene en puerta HILDA TENORIO, quien confiesa ‘LO QUÉ MÁS ME DUELE ES…’
DOS OPERACIONES tiene en puerta HILDA TENORIO, quien confiesa ‘LO QUÉ MÁS ME DUELE ES…’

DOS OPERACIONES tiene en puerta HILDA TENORIO, quien confiesa ‘LO QUÉ MÁS ME DUELE ES…’

Apenas el mes pasado, la torera michoacana Hilda Tenorio sufrió una terrible cornada mientras actuaba en la Plaza El Relicario de Puebla. Consecuencia de aquella velada en la que enfrentó un toro de más de media tonelada son las múltiples fracturas en el rostro que la mantienen inactiva.

En su natal Morelia, Hilda se recupera muy poco a poco. Aunque tras ser operada en Puebla los médicos que la atendieron aseguraron, en conferencia de prensa, que estaría lista para reaparecer en mes y medio, la realidad es otra. A la menudita y valiente torera purépecha, aún le restan varios meses fuera de la escena taurina. En su futuro inmediato hay dos intervenciones quirúrgicas.

La primera, será este viernes y es ella misma la que platica: ‘Me van a quitar los alambres con los que me sostienen la mandíbula. Será una operación ambulatoria. Con estos alambres mantuvieron fija la mandíbula, porque así lo requiere el tratamiento. Esto significa que todo lo que he probado después de la cornada y tras autorización médica ha sido licuado. Sí, así tal cual, mi mamá me ha llegado a hacer mi comida favorita, me la enseña y acto seguido lo vacía en la licuadora para molerlo’.

Actualmente, Hilda se atiende en el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSTE), donde los médicos le dijeron que su rehabilitación total para recibir el alta médica tardará alrededor de medio año.

‘Hace poco intenté hacer algo de ejercicio, pero tuve un mareo muy fuerte. De hecho me dieron ganas de vomitar. Afortunadamente no sucedió. Debido a que tengo la mandíbula cerrada todos los días, las 24 horas, traigo conmigo unas tijeritas ex profeso para cortar de emergencia los alambres por si tuviera emergencia de abrir la boca, porque puedes sufrir bronco aspiración’, señala Hilda cuya voz a través del teléfono hace recordar a la manera en que hablan los ventrílocuos.

Reconoce que los dolores y las molestias son muchas, pero eso es lo que menos le duele de este percance: ‘Lo que más me duele es que se que ahora que regrese, lo que podría ser en noviembre, será volver a lo mismo. Tocar puertas, las mismas respuestas. Eso es lo que a cualquier torero le duele más que las cornadas, eso es parte de la profesión que uno libremente eligió’.

¿Pero qué hay de su segunda operación? ‘La verdad esa es por vanidad, porque uno de los ojos lo tengo sumido y no quiero tener mi ojo así’. Queda claro que antes que torera, mujer. Pero sobre todo, ejemplo de perseverancia, valor y férrea decisión. Un ejemplo de vida.

* En la siguiente fotografía, que la propia torera compartió en redes sociales, aparecen las cicatrices que tiene Hilda. Debido al percance que sufrió aquella de mayo, tiene 17 fracturas, por lo que colocaron múltiples placas y tornillos de titanio.