NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / El chaval Carlos Luévano desea ser un torero relevante
El chaval Carlos Luévano desea ser un torero relevante

El chaval Carlos Luévano desea ser un torero relevante

 

POR MARY PAZ GONZÁLEZ

Se llama Carlos Luévano, tiene 14 años de edad, es nacido en Aguascalientes y no podía ser más que torero pues por los flancos familiares, tanto el materno como el paterno, tiene ascendencia taurina. Por el lado de su mamá, Janet Gómez, pariente directa del matador de toros retirado Fabián Ruiz. Y por el lado del papá, Gerardo Luévano, hermano del malogrado y siempre bien recordado diestro José María Luévano.

Así que mucho agradecemos la visita del este chaval a esta redacción para que nos hablara de sus inicios taurinos, por lo que Carlos Luévano empezó diciéndonos que desde hace tres años fue que le entró “gusanito” del toro ingresando a la Academia Taurina Municipal de Aguascalientes bajo la enseñanza primaria del maestro Elías Esparza.

Hasta ahora ha toreado un par de festivales lidiando becerros, uno en la población aquicalidense de Pabellón de Hidalgo y otro en la capital del estado de Aguascalientes, además de acudir a varias ganaderías para probarse y medir sus aptitudes toreras.

Actualmente es instruido por el torero retirado Carlos Montes y a diario lo entrena por la tarde en el ruedo del coso “San Marcos” bajo la anuencia de la empresa y de la escuela de Espectáculos Taurinos de México.

Como “espejo” torero Carlos Luévano tiene al diestro español José María Manzanares pues considera que disfruta lo que hace en el ruedo y él quiere llegar a eso, a degustar del toreo bueno que vaya desarrollando, todo realizado con temple, dimensión y arte.

El jovencito es serio y se ve que tiene carácter, pues en su forma de expresión, aunque corta, se denota determinación y mucha ilusión por ser torero, de ahí que a corto plazo ansía hacerse novillero puntero y a mediano plazo su intención es convertirse en un matador de toros de relevancia. Sin embargo, está consciente de que esta profesión los escalones hay que subirlos de uno en uno para llegar a lo más alto de la torería.

Por torear, Carlos tiene para septiembre próximo un festival en el Cortijo San Rafael de Aguascalientes pero antes habrá de tentar en la dehesa regional de Castorena.

Carlos Luévano, a nivel escolar académico, empezará a cursar el tercer grado de secundaria en el Colegio Bosques y más adelante desea estudiar la carrera de abogacía. ¡Enhorabuena y mucha suerte torero!