NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / Emocionan los novilleros DE AVILA y CASTELLANOS en HIDALGO
Emocionan los novilleros DE AVILA y CASTELLANOS en HIDALGO

Emocionan los novilleros DE AVILA y CASTELLANOS en HIDALGO

SAN JUAN SOLÍS, Hidalgo.- Una interesante novillada fue la que se celebró este domingo en la población hidalguense de San Juan Solís, donde el triunfador del festejo fue el capitalino LUIS MANUEL CASTELLANOS, quien cortó la única oreja de la tarde. Sin embargo, hay que mencionar también a HÉCTOR DE AVILA y CRISTIAN ANTAR, quienes dejaron un grato sabor de boca por sus propuestas taurinas.

El coso se llenó. Se lidiaron ejemplares de Los Cués y uno de Magdalena González, bien presentados y buenos en términos generales.

Los restos del astado de Magdalena González merecieron los honores de la vuelta al ruedo.

Abrió plaza ALEJANDRO LUNA quien trazó muletazos que le fueron coreados con fuerza. Saludó desde el tercio.

HÉCTOR DE AVILA aprovechó cabalmente el novillo que a la postre merecería los honores de la vuelta al ruedo.

El chaval mexiquense lo toreó por nota en una faena que caló hondo en el ánimo de la afición. Se tiró a matar con decisión y el astado dobló, sin embargo, el puntillero no anduvo acertado y DE AVILA ocupó la espada corta de descabellar. Tuvo petición de oreja pero el juez no la otorgó por lo que el chaval dio una vuelta al ruedo en medio de fuertes palmas.

GLORIA EMMA enfrentó un burel serio que la prendió de fea manera. La conmocionó y le rompió el labio. El burel fue pasaportado por ALEJANDRO LUNA de un espadazo hasta la empuñadura.

LUIS MANUEL CASTELLANOS, quien reapareció después de su triunfal actuación en Marbella, ‘repitió color’ y después de una faena templada y cadenciosa, rubricada atinadamente con el acero cortó merecido apéndice.

Cerró plaza CRISTIAN ANTAR, quien tiene ‘aroma’a torero antiguo. Aunque aún le falta mayor experiencia, si logra consolidar su propuesta taurina podrá funcionar en la profesión. Pudo cortar un trofeo pero no anduvo acertado con los aceros y todo quedó en fuertes palmas.