En Tenango del Valle tres décadas después

Italo Valadez | Fotos Gabriel y Juancho Cervantes

TENANGO DEL VALLE, Estado de México.- Emocionante resultó la corrida mixta celebrada en esta población mexiquense en la que hacía tres décadas no se cortaban orejas en un festejo en el que los participantes portaran el traje de luces. Ese honor le correspondió al novillero de la tierra, Ángel Gabriel, quien le tumbó un apéndice al único astado que pudo enfrentar, debido a que se hizo de noche y las condiciones de iluminación no eran las mínimas necesarias.

Fue un festejo muy interesante porque hubo toreo para todos los gustos.

La Plaza Joaquín García registró media entrada en tarde fría y con lluvia en algunos pasajes del festejo.

Se lidiaron toros y un novillo de Montecaldera, bien presentados y de juego desigual.

Abrió plaza el diestro de Iztacalco, Juan Luis Silis, quien saludó desde el tercio en su primero, en tanto que al segundo de su lote le cortó un apéndice.

El triunfador de la tarde fue el novillero colombiano Juan Gómez ‘Dinastía’, quien en su primero fue ovacionado, mientras  que desorejó a su segundo, por lo que al término del festejo salió a hombros.

El novillero de la tierra, Ángel Gabriel, voluntarioso y con mucha afición, oreja en el único que mató.