NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / ENTREVISTA: Silveti se encuentra con Silveti
ENTREVISTA: Silveti se encuentra con Silveti

ENTREVISTA: Silveti se encuentra con Silveti

Fotos Ángel Sainos

El matador de toros Diego Silveti disfruta las mieles del triunfo, después de que el pasado domingo en la Plaza México cortó una oreja de mucho peso, tanto que la recibió después de haber utilizado la espada corta de descabellar una ocasión. Aunque el reglamento no lo prohíbe, el público capitalino no suele pedir la concesión del trofeo cuando se ocupa la ‘espada con cruceta’, pero durante la Corrida Guadalupana ocurrió lo contrario porque el público se volcó en oles con el guanajuatense, que emocionó de principio a fin.

Desde que partió plaza se le miraba diferente. Hasta su imagen, su ‘look’ dirían coloquialmente, eran distintos, sin perder la hondura casi litúrgica con la que toda la dinastía Silveti ha llevado a cabo el toreo, con la misma esencia de profundidad, pero un ‘aroma diferente’.

La quietud en la que sustenta su propuesta taurina se mantiene inamovible. Así lo dejó ver en las gaoneras, con las que encendió el ánimo de la afición apenas se abrió de capa. ‘Si tuviera que elegir un momento de todos los que viví el domingo, creo que sería cuando me eché el capote a la espalda’, comenta el guanajuatense un día después de lo que podría pensarse que es un ‘relanzamiento’ de su tauromaquia.

UNO MISMO

Sin embargo, no es así. Un relanzamiento es algo superficial, todo lo opuesto al toreo, actividad tan seria que en ella está en juego la vida misma.

‘Es encontrarse uno mismo, son el cúmulo de experiencias buenas y malas que te hacen  madurar como artista’, apunta Silveti, quien forma parte de la dinastía de matadores de toros más importante y longeva del mundo con cuatro generaciones.

Cuando Silveti brindó la muerte del primero de su lote hizo un ademán muy mexicano que suele utilizarse, cuando se está seguro de que se ganará la partida.

El ánimo con el que brindó contagió hasta la última fila de general.

Pero después, el público guardó un respetuoso silencio, porque el torero –el artista ya con la atención captada del cónclave desde el momento de las gaoneras- caminó ceremoniosamente hasta la zona del tercio donde dejó la montera, como quien deja un ramo de rosas ante la Virgen en el altar.

DRAMA Y EMOCIÓN

Fue más tenso el momento, cuando sin prisas caminó al centro del ruedo. Su rostro, aunque trataba de disimularlo, estaba tenso. De repente esa expresión adusta cambió por una sonrisa sincera. Extendió la mano izquierda y con los dedos hizo el clásico movimiento de ‘acércate’. El astado, como si le hubiese entendido, acometió. El cambiado por la espalda fue dramático y harto emocionante.

‘Los toreros somos artistas que debemos transmitir emociones. Y justo como sucede con un pintor o un escultor, tu propuesta evoluciona con base en las experiencias’, comenta Diego, quien a sus diez años de alternativa  ha vivido los dos lados de la moneda.

Así como ha conseguido clamorosos triunfos en los escenarios taurinos más importantes del mundo como la México, donde ya cortó orejas y rabo, o Madrid, donde también ‘ha tocado pelo’ en esos mismos escenarios ha experimentado la dureza de tardes aciagas de las que pocos se pueden levantar… pero él es un Silveti.

APRENDIZAJE

‘De las tardes malas y duras se aprende mucho. Las he vivido en cosos como la México, Las Ventas y Guadalajara’, apunta con sinceridad, como su toreo.

-¿Cuál es el secreto para mantenerse vigente, luego de una tarde aciaga?

– Principalmente tener humildad. Rodearte de personas francas que te digan las cosas como son, como mi tío Alejandro. No hay que desfallecer esta es una carrera de resistencia, no de velocidad.

En lo que va del año lleva 18 corridas de toros y concluirá 2021 en Uriangato, Guanajuato.

Profesional de tiempo completo, Silveti se dedicó ayer a atender a todos los medios de prensa interesados en conocer su opinión, tras el clamoroso triunfo que firmó en la Plaza México, luego de la gran actuación que firmó el guanajuatense en un escenario en el que a diferencia de otros la vida del artista corre peligro real.

error: ¡¡El contenido está protegido !!