NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Estudio demuestra que la tauromaquia no genera violencia en menores
Estudio demuestra que la tauromaquia no genera violencia en menores

Estudio demuestra que la tauromaquia no genera violencia en menores

PUEBLA.-  La tauromaquia es un espectáculo que llegó a México a principios del siglo XVI. El primer registro que se tiene documentado es de 1526 en la Quinta Carta de Relaciones de Hernán Cortés al Rey Carlos V de España, informándole de la actividad de ‘fiestas de toros y cañas’ en la Nueva España por motivos de las fiestas de San Juan.

La tauromaquia se clavó profundamente en el corazón del pueblo mexicano, sus niños incluidos.

Es innegable pensar que Ignacio Allende, antes de haber sido un destacado torero de a caballo, su afición se inyectó desde la infancia, lo mismo que el ganadero y torero que con los años fuera sacerdote, Miguel Hidalgo Costilla y Gallaga, entre muchos otros personajes que con el tiempo fueron destacados defensores no solo de la fiesta taurina sino de la Patria y la cultura en general. De ahí que Hidalgo fuera un reconocido aficionado a la buena música y lectura. Lo mismo que el destacado aficionado a los toros, el aficionado y sacerdote José María Morelos y Pavón. Entre sus aportaciones más destacadas a nuestra historia patria están Los Sentimientos de la Nación, sobre los que descansan las bases de nuestra Constitución.

Pero entonces, ¿qué pasa con los actuales niños y jóvenes que gustan de la tauromaquia?

La escasa información en muchas escuelas públicas y privadas los hacen objetos de discriminación o señalamientos sin fundamento. Cuando se requiere de valores morales como la tolerancia y el respeto, en algunos colegios los niños y jóvenes que demuestran su gusto por la tauromaquia son enviados a áreas de psicología.

ESTUDIOS Y RECOMENDACIONES

El reconocido grupo de Tauromaquia Mexicana, que defiende social y legalmente el ‘Arte de Cúchares’, realizó un estudio en el que se evaluaron un total de 303 menores, de la siguiente manera:

-139, niños de entre 7 y 11 años

-164 adolescentes entre 12 y 17 años

Se formaron tres grupos para estudio:

Primer grupo, menores que no han tenido contacto con la tauromaquia

Segundo grupo, menores que han asistido a una corrida de toros

Tercer grupo, menores que practican la tauromaquia

Realizaron 80 entrevistas de opinión acerca de las corridas            de toros para  padres

CONCLUSIONES

Los resultados alcanzados fueron los siguientes:

Primero. No existe evidencia científica que demuestre que            participar como espectadores o en prácticas en escuelas taurinas, cause algún estrés postraumático en las    niñas, niños y  47 adolescentes.         Tampoco existe evidencia científica, que pruebe que la participación en las corridas de toros o en espectáculos taurinos es un detonante  de violencia.

Sin embargo, sí se detectó que la falta de prácticas de valores morales como la tolerancia, el respeto, el amor y la convivencia, tanto en el hogar como en áreas públicas como escuelas, centros de trabajo y lugares de esparcimiento contribuyen a una sociedad más violenta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), emite recomendaciones, pero no emite normativas prohibicionistas o que sancionen una práctica que no demuestra una conducta violenta en el ser humano como la tauromaquia.

Francia fue el primer país que ‘blindó’ la tauromaquia como Patrimonio Inmaterial ante la Organización de las Naciones Unidas, a través de su área de Patrimonios Culturales de la Humanidad. Nuestro país, ¿cuándo?