NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / FOMENTAN afición en el campo bravo en la ganadería de LA CONCEPCIÓN (*Fotos*)
FOMENTAN afición en el campo bravo en la ganadería de LA CONCEPCIÓN (*Fotos*)

FOMENTAN afición en el campo bravo en la ganadería de LA CONCEPCIÓN (*Fotos*)

Texto  fotos: Juan José López Luna

Dentro de la nueva normalidad derivada de la contingencia por el covit 19, la fiesta brava en México , como en otros países, atraviesa por una crisis, por lo que toreros, ganaderos y empresarios, se han unido para idear eventos en el campo bravo y al mismo tiempo para fomentar entre la gente la afición por los toros. Todo con las medidas sanitarias establecidas.

Esta ocasión fue en la ganadería La Concepción en el municipio de Tepatitlán Jalisco, propiedad del ganadero Octavio Casillas, donde se realizó un paseo con aficionados tapatíos y toreros en el retiro de la tierra, consistiendo en una faena de herraje a campo abierto y una tienta en la placita de la hacienda y la respectiva explicación de dichas labores.

Para casi todos los aficionados que acudieron al paseo fue una experiencia única poder tocar los pitones de las becerras y a ellas mismas, sentir los bufidos y hasta marcar con el hierro la piel del animalito, así como ver a los vaqueros mover la manada y lazar, todo a una distancia prudente, ya luego en la tienta varios valientes se echaron al ruedo y probaron sus dotes de torero, algo que los marcará y con ello tendrán una mejor idea de lo que es el toreo para cuando vayan a los festejos valorar a los toreros en sus labores frente al toro.

Los encargados de tentar en la placita fueron los toreros en el retiro Pepe Orozco, Raúl Gómez “Campero”, El Peque Barbosa  y en el peto el propio hijo del ganadero Octavio Casillas Franco, contando con la compañía del matador Miguel Ángel Martínez “El Zapopan”. Tanto la becerra como los toreros anduvieron desconfiados por lo muy mojado del piso, pues  antes cayó una fuerte lluvia, aún así todo fue de maravilla para los visitantes, que disfrutaron de la finca con más de 150 años de antigüedad y una clásica comida de antojitos mexicanos. Eventos como éste hacen falta para ayudar a preservar la fiesta brava y formar más aficionados.