NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Hermosillo festeja sus 25 años en el campo bravo
Hermosillo festeja sus 25 años en el campo bravo

Hermosillo festeja sus 25 años en el campo bravo

*El matador de toros aquicalidense lo hizo probándose con dos ejemplares a puerta cerrada y siendo auxiliado por el novillero Héctor Gutiérrez

ADIEL ARMANDO BOLIO 

El reciente sábado 12 del mes en curso, en la finca Rancho Nuevo, ubicada en el campo bravo del municipio de Aguascalientes, donde está enclavada la ganadería de Santa Inés, casa de la divisa en azul marino, blanco y plata, propiedad de don Israel Isaac García Zamarripa, a invitación del propio criador de reses para la lidia, estuvo realizando intensas labores de tienta el elegante diestro doctorado acalitense José María Hermosillo, quien de esta manera festejo sus 25 años de vida, según nos lo informa el colega y amigo Emilio Méndez.

Y que mejor manera para celebrar esa envidiable edad humana que haciendo lo que más ama que es torear, por lo que sin duda, ha sido un gran gesto por parte de don Isaac García tener el detalle de poner a prueba dos novillos con los que el espigado espada de Aguascalientes pudo disfrutar y mostrar su buen momento, dejando así evidencia que aun en estos tiempos de pandemia José María no ha dejado de prepararse, siempre con la ilusión a tope para estar listo cuando se reactive la actividad taurina y ser tomado en cuenta por las empresas del país, sobre todo, después de la estupenda impresión que dejara en la pasada Temporada Grande Internacional 2019-2020 en la Monumental Plaza México.

Cabe señalar, que Hermosillo estuvo acompañado por el novillero también aquicalidense Héctor Gutiérrez, quien de igual manera tuvo la oportunidad de mostrarse con la calidad y bravura de los ejemplares de Santa Inés.

Al final, acompañado de sus familiares y amigos, José María sopló las velas del pastel para celebrar un año más de vida, al tiempo de agradecer al ganadero de Santa Inés todo su apoyo y por este gran gesto.

DATO

Al diestro José María Hermosillo, una vez terminada la tienta de los novillos, en el casco de la dehesa, ya le esperaba un pastel para soplar las velas.