NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Inicio en el siglo XIX… La toma de alternativa
Inicio en el siglo XIX… La toma de alternativa

Inicio en el siglo XIX… La toma de alternativa

*   Es un rito que hace alusión a la finalización de una etapa de formación del novillero para iniciar otra en la que se convierte en matador de toros

ADIEL ARMANDO BOLIO

La alternativa en la Fiesta de los Toros es la ceremonia de graduación de un torero de a pie o caballo que pasa de novillero a ser matador de toros y de esa forma pueda alternar en las corridas de toros con los demás diestros de su mismo rango.

Antecedentes del doctorado son que el sevillano Antonio Ruiz Serrano “El Sombrerero”, quien aprendió el oficio siendo banderillero del utrerano Curro Guillén, se alternativó en Madrid el 16 de mayo de 1816, siendo su padrino el chiclanero Jerónimo José Cándido, quien a su vez doctoró antes a Guillén en 1796, también Madrid.

De esta manera, se considera que tomar la alternativa es un rito de tránsito que hace alusión a la finalización de una etapa de formación del torero como novillero para iniciar otra en la que se convierte en matador de toros profesional, por ello este cambio se hace efectivo con el ritual o ceremonia de la alternativa en la que se da el intercambio de trastos de torear cuando durante la lidia del primer toro del festejo, para dar paso al tercio final, el padrino le entrega al toricantano destocado, es decir, sin la montera puesta, la muleta y el estoque, y éste se los cambia por el capote de brega ante la presencia del testigo. Y así en el simbolismo de la presentación del torero en sociedad, el graduado se viste de luces cambiando el traje con el bordado en plata por el bordado en oro que lucen únicamente los matadores de toros.

Según la Real Academia de la Lengua Española, el término alternativa es acuñado por ella en la octava voz que en tauromaquia define a la ceremonia por la cual un espada de cartel autoriza a un matador principiante para que pueda matar alternando con los demás espadas. Alternativa es un nombre de género femenino y la forma de uso que recoge la Real Academia es: sería: Dar la alternativa y también tomar la alternativa.

De acuerdo con algunos historiadores, no existe un registro escrito que permita acreditar y concretar cuando se establece la toma de la alternativa como condición para ser matador de toros. Sin embargo, el primer registro escrito lo recoge el periodista madrileño José Sánchez de Neira Álvarez de Toledo en su obra “El Toreo”, antecedente claro de la enciclopedia “Los Toros de José María de Cossío”. Se trata de un gran diccionario tauromáquico de 1879 en el que se señala al siglo XIX como la época en la que los lidiadores empiezan a tomar la alternativa. El primer nombre que se menciona es el del torero Antonio de los Santos, quien toma la alternativa en 1801, sin mencionar alternativas anteriores, aunque como ya lo hemos apuntado se tiene conocimiento del doctorado de Curro Guillén en 1796.

Cuando en una corrida de toros se da una ceremonia de alternativa varia el orden en el que se lidian los toros: Actúa en primer lugar el toricantano, en segundo lugar lidia el padrino, es decir, el matador más antiguo de los tres y por último el segundo matador en antigüedad, el testigo, lidia al tercero de los toros. Por lo tanto, el cuarto, quinto y sexto toro se lidian en el orden normal siguiendo la antigüedad de los tres participantes. De esta manera, una vez que ha finalizado la ceremonia el aspirante se puede considerar doctorado y podrá actuar como matador de toros en las siguientes corridas de toros. En el caso de resultar herido el torero, sin que pueda continuar en la lidia, antes de realizar la ceremonia de la alternativa, esta no se considera tomada, pero en el caso de poder continuar con la lidia o de sufrir el percance después de realizada la ceremonia, aunque no ejecute la suerte de matar, la alternativa se considerará válida.

​La fecha en la que se toma la alternativa es la que indica la antigüedad que tiene un matador de toros y sirve para decidir cuál es el orden en la que lidiarán los diestros en una corrida, apareciendo de igual forma en los carteles anunciantes de los festejos, en primer lugar el más antiguo, seguido del segundo en antigüedad y por último el de más reciente doctorado.​

Una vez que ha finalizado la lidia del primer toro de la corrida y antes de iniciarse la lidia del segundo, se realiza la devolución de los trastos, el nuevo espada deberá entregar la muleta y el estoque cedidos a su padrino en un rito similar al de cesión realizado momentos antes.

​Las plazas de toros donde se otorgaba la alternativa han variado a lo largo del tiempo, sin embargo, el mismo Sánchez de Neira recoge en su gran diccionario tauromáquico que la única plaza que podía otorgar antigüedad al torero en el siglo XIX era la de Madrid. Más adelante, antes de 1960, el escritor taurino madrileño José Silva Aramburu, en su enciclopedia taurina indica que la alternativa válida solo se podía otorgar en las plazas de primera categoría de España y en la plaza Monumental de la Ciudad de México, considerando alternativas no válidas aquellas que fuesen otorgadas en otras plazas o en el extranjero. Estas plazas de primera categoría fueron las de Madrid, Sevilla, Ronda, Granada, Valencia y Zaragoza, pero todo ello ha cambiado pues la alternativa se puede tomar en cualquier plaza.

DATO

El primer registro escrito de la alternativa lo recoge el periodista madrileño José Sánchez de Neira Álvarez de Toledo en 1879 señalando al siglo XIX como la época en la que los lidiadores empiezan a hacerlo.