NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / La gran vocación de LUPITA LÓPEZ
La gran vocación de LUPITA LÓPEZ

La gran vocación de LUPITA LÓPEZ

‘El año pasado toree tres festejos. La situación ahora mismo es complicada. En lo que va del año no he vestido una sola vez de luces’, afirma la valiente torera yucateca Lupita López, quien todos los días, a nivel del mar, entrena con todas sus fuerzas con la misma ilusión que si fuera a torear mañana.

‘Esa es la única manera de poder estar lista para cuando llegue la oportunidad’, confiesa la matadora de toros, que lleva en el cuerpo las huellas de la batalla.

López tomó la alternativa en la Plaza México el 13 de marzo de 2011. A la fecha, varios toreros que se doctoraron posterior a ella ‘ya tiraron el arpa’. Quizá porque atesoraban una afición enorme, gigante. Pero hasta ahí. Lo que atesora la bella torera y que la hace no tirar el arpa es la vocación.

‘Muchas veces te preguntas si vale la pena todo este esfuerzo. Haces un recuento y te das cuenta que la felicidad es torear. Mi vida es el torero y desde ese lado claro que todo vale la pena. Claro que el panorama es muy difícil. Si me preguntas si en lo económico ha valido la pena, puedo decirte que no. Ha sido complicado. Afortunadamente he sabido invertir lo que he ganado en los ruedos y puedo mantenerme. Pero el hecho de seguir va más allá de la razón. Es algo que te mueve muy fuerte por dentro’, confiesa.

‘Aquí en el sureste tengo muchos ofrecimientos para torear, pero generalmente lo que te ofrecen no tiene las garantías mínimas de nada. Ha habido ocasiones en que he tenido que poner de mi bolsa al final de la jornada’, reconoce la torera, que en tres ocasiones ‘hizo empresa’.

‘Monté tres festejos, pero no me fue bien. Perdí hasta la camisa, pero fue una experiencia más en la vida’, señala la yucateca, que asegura pronto podría vestir de luces ‘se están tocando las puertas. Ojalá pronto se abran. Confío que así será. Por lo pronto no quiero decir nada para que todo fluya’.