NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / LA JOYA Y TENOPALA REALIZAN LABORES CAMPERAS CON PARLADÉ
LA JOYA Y TENOPALA REALIZAN LABORES CAMPERAS CON PARLADÉ

LA JOYA Y TENOPALA REALIZAN LABORES CAMPERAS CON PARLADÉ

Por Luis Miguel Martínez/ Fotos Juan Ángel Sainos

Atlangatepec, Tlax. Los ganaderos José Antonio González Esnaurrizar de La Joya y Carlos González Chapa de Tenopala, realizaron en días pasados en conjunto labores camperas de herradero, mismas que no se pueden detener pese a la pandemia ya que implican control, desparasitación e higiene del ganado. La cabaña brava de Tenopala es una de las dos que maneja el escrupuloso ganadero Carlos González Chapa, la primera es “Felipe González” fundada por su señor padre en 1978 , mientras que Tenopala encuentra su origen en 1987, pero a partir del 2012, Carlos González adquirió a Don José González Dorantes “Don Pepe” fundador de la ganadería de La Joya en 1998, ejemplares de encaste Parladé Domecq. A partir de ese momento, Tenopala se convirtió en la primera ganadería tlaxcalteca que de manera formal se dedica al manejo del encaste español Parladé Domecq vía la Joya. Cabe señalar que tanto Carlos González como José Antonio González también son primos por parte paterna, por lo que la hermandad ganadera no solo camina entre los potreros sino también entre las venas.

DÍA DE HERRADERO EN CONJUNTO

El ganadero Carlos González, con enorme pasión y cariño, bajo el apoyo de su primo José Antonio, sigue haciendo las escrupulosas selecciones y cuidados para mantener la calidad de sus ejemplares. Recientemente, Tenopala hizo una nueva adquisición de ejemplares de La Joya e invitó a José Antonio e hijos a realizar labores de herradero. Por lo que Carlos González escribió en sus redes sociales: “Trabajo esencial de campo. Herrando en Tenopala las becerras nacidas en la Joya ahora pertenecientes a casa. El Ganadero José Antonio González llevó sus fierros para herrar con número y casa de la Joya en donde nacieron estos bravos ejemplares. ¡Gracias Primo!”

Cabe señalar que un herrardero es una de las labores comunes e imprescindibles del campo bravo. Ya que se aprovecha la corta edad de los ejemplares, antes del año de nacidos, para marcar números, símbolos distintivos de la casa o marcas específicas para control y evitar el abigeo entre otros criterios. Por lo que, tomando las medidas preventivas necesarias como “sana distancia”, higiene entre otros cuidados, se aprovechó para labores de sanidad como desparasitar, vitaminar y revisar en general a los ejemplares y un día de convivencia histórico para Tenopala y La Joya. Hermandad de sangre en toda la extensión de la palabra.