NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Las hay de todo tipo… La plaza de toros, una bella construcción
Las hay de todo tipo… La plaza de toros, una bella construcción

Las hay de todo tipo… La plaza de toros, una bella construcción

*   En España y México están las plazas más antiguas del mundo. Primero la salmantina de Béjar y, luego, la jalisciense de Cañadas de Obregón

ADIEL ARMANDO BOLIO

Para darle continuidad al tema sobre el surgimiento e imagen emblemática de lo que es la plaza de toros, una de las construcciones más bonitas que hay, queremos, antes de señalar algunas de las plazas más importantes y más antiguas en la historia del toreo mundial, aderezar esta entrega con el poema llamado precisamente “Plaza de Toros”, obra de la inspiración del siempre bien recordado poeta guanajuatense don Abraham Domínguez Vargas.

“Redondo beso de luna. Redonda circunferencia. Redondo vaso de asombro. Redondo solar de fiestas. Tu redondez amuralla los hilos de la existencia que a veces se desovillan cual flor de carnestolendas, en dos puñales de acero o en dos abismos de almendra.

Plaza de toros, ¡redonda!, redonda como moneda acuñada en los rayos del sol en troquel de arena. Tu circular superficie tiene cerrada la cuerda, como la negra mirada que ni ve ni parpadea porque vigila lo eterno desde el fondo de sus cuencas.

Muerte que pisa la vida, vida que gira violenta siguiendo el aire redondo de dos pitones en brecha que pasan junto a sus flancos como una ráfaga negra, poniendo la cruz en alto para sembrar dos almenas.

Plaza de toros, el coso donde se acosa la espera. ¿Quién te mira tan callada cuando descansas y sueñas? ¿Quién sacude tus palomas cuando te pones frenética con los olés arrastrando tus tildes de casta ibera? Te sueño plaza redonda como una pupila abierta.

¿Quién trazó tu continente? ¿Quién te dio por vez primera el nombre y el apellido y el tinte de ser la cepa de la bravura y el rango. Plaza de Toros? ¡Torera!

¡Oh Plazas de Aguascalientes! ¡Oh Plaza de La Condesa!, donde toreara Balderas; la Maestranza de Sevilla, la plaza mora de Puebla, Santa María de Querétaro, tan andaluza y soberbia; Monumental de Tijuana. ¡Oh Plaza de Zacatecas! Plaza del Nuevo Progreso, Plaza de La Luz tan bella.

¡Ay!, la plaza de Linares, donde Manolo muriera. ¡Plaza México! del mundo, taurófilo de la fiesta, cuando suelten los tendidos en clarín ‘La Macarena’, haced que las manos suelten sus palomas mensajeras para que suban buscando hiperbólicas e inquietas el corazón de la tarde. ¡Qué es el sol, sangre y arena”!

Sobre algunas plazas de toros relevantes del Orbe Taurino señalaremos varias de las más relevantes, como que la plaza más antigua es la de Béjar  (Salamanca), España, siendo su primera construcción en 1667, de figura cuadrada y ya redonda desde septiembre de 2001, tocando a México tener la segunda más antigua, la “Rodolfo Gaona” en Cañadas de Obregón, Jalisco, levantada como plaza de toros en 1680.

Es oportuno mencionar que en España el Real Decreto número 145/1996 organiza las plazas de toros en tres categorías, según la antigüedad, tradición, tamaño y número de festejos anuales.

Tal documento igualmente impone un peso mínimo de los toros y un número mínimo de sobreros y caballos según la categoría de la plaza. Las comunidades autónomas pueden añadir nuevas disposiciones según la categoría. La categoría de la plaza también afecta al precio de las entradas, los seguros y los profesionales que deben estar presentes durante la corrida.

Las principales plazas de toros se encuentran localizadas en Europa, casi exclusivamente en España, Portugal y el sur de Francia, además de América del Sur y México, así como algunas en los Estados Unidos y otras en el continente africano como Angola, Luanda, Argelia, Orán, Tanger y Marruecos, entre otras.

Por lo que se refiera a América, en Colombia destacan las plazas de toros Santamaría de Bogotá, la “Cañaveralejo” de Cali, “La Macarena” de Medellín, la Monumental de Manizales y la de Cartagena de Indias.

En Ecuador, la plaza de toros Monumental de Quito, la Monumental de Ambato, el coso “Raúl Dávalos de la Calle” de Riobamba y la plaza Santiago de Guayaquil

En Perú, la plaza de toros de Acho, en Lima; la de Cutervo en Cajamarca, la de Tacabamba en Tacabamba-Cajamarca; la de Bambamarca en Bambamarca-Cajamarca; la de Chota, en Cajamarca; “El Coliseo” de Trujillo y la de Puquío en Ayacucho.

En Venezuela, la plaza de toros Monumental de Valencia, la segunda más grande del mundo; la Monumental “Pueblo Nuevo” de San Cristóbal; la Momnumental “Román Eduardo Sandia” de Mérida; la Monumental de Maracaibo; “El Llano” de Tovar; la Maestranza “César Girón” de Maracay.

En México, la Monumental Plaza México en la Ciudad de México, la más grande del mundo; la Monumental “Nuevo Progreso” de Guadalajara, Jalisco; la plaza “San Marcos” y la Monumental de Aguascalientes; la Monumental de Zacatecas, la Monumental “Lorenzo Garza de Monterrey, Nuevo León; la “Alejandra” de Durango, la “Fermín Espinosa ‘Armillita’” de Jalostotitlán, Jalisco; la “Alberto Balderas” de Autlán de la Grana, Jalisco; “La Taurina” de Huamantla, Tlaxcala; la “Jorge ‘Ranchero’ Aguilar” de Tlaxcala y la Monumental “Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’” de Apizaco, Tlaxcala; el coso “El Pinal” de Teziutlán, Puebla, la primera plaza techada en el mundo; “El Relicario” y la “Acrópolis” de Puebla, “La Concordia” de Orizaba, Veracruz; la “Fermín Espinosa ‘Armillita’” de Saltillo, Coahuila; la “Valente Arellano” y el “Coliseo del Centenario” de Torreón, Coahuila; “El Paseo” y El Domo de San Luis Potosí, la “Santa María” de Querétaro, la de Provincia Juriquilla, Querétaro; La “Carmelo Pérez” de San Miguel El Alto, Jalisco; la “Oriente” de San Miguel de Allende, Guanajuato; la Monumental  y el “Palacio del Arte” de Morelia, Michoacán; “La Luz” de León, Guanajuato; la “Revolución” de Irapuato, Guanajuato; la “Silverio Pérez” de Texcoco, Estado de México; la Monumental de Mérida, Yucatán; la plaza de Cancún, Quintana Roo; “La Calafia” de Mexicali, Baja California; la “Caliente” de Tijuana, Baja California; la Monumental “Alberto Balderas” de Ciudad Juárez, Chihuahua; “La Esperanza” de Chihuahua; la “Frascuelo” de Cedral, San Luis Potosí; la Monumental “Vicente Segura” de Pachuca, Hidalgo; la “Alberto Balderas” de Moroleón, Guanajuato; la “San Miguel” de Uriangato, Guanajuato; “La Coleta” de San Cristóbal de las Casas, Chiapas; la “Julián Llaguno” de Tlaltenango, Zacatecas; la de San Buenaventura, Coahuila; “La Petatera” de Villa de Álvarez, Colima, única en su tipo; la Monumental “Eduardo Funtanet” de Mazatlán, Sinaloa; la “Rodríguez Elías” de Jalpa, Zacatecas y la Monumental de Juchipila, Zacatecas.

En Francia, las Arenas de Arlés, Bayona, Béziers, Dax, Nimes, Vic-Fezensac, Beaucaire, Céret y La Brede.

En Portugal, la plazas de toros de Campo Pequeño en Lisboa, la de Évora, la de Setúbal y la de Albufeira.

Y en España, la Monumental de Las Ventas en Madrid, la Real Maestranza de Sevilla, la Monumental de Vista Alegre en Bilbao, la “Misericordia” de Zaragoza, la Monumental de Pamplona en Navarra, la de Ronda en Málaga, la de El Puerto de Santa María en Cádiz; la Monumental de Barcelona, la de Chinchón en Madrid, la Monumental de Valencia, “El Bibio” de Gijón en Asturias, “La Merced” de Huelva, la “Santa Margarita” de Linares en Jaén, “La Glorieta” de Salamanca; “La Malagueta” de Málaga; la “San Albín” en Mérida, la de Algemesí en Valencia, la de Almería, la de Jerez de la Frontera, la de “Los Califas” de Córdoba, la de Pozoblanco en Córdoba, la de Granada, la de Marbella en Málaga, la de Teruel en Aragón, la “Buenavista” de Oviedo, la “Cuatro Caminos” de Santander, la de Albacete y la de Guadalajara en Castilla-La Mancha, la de Ávila en Castilla-León, la de Palencia en Castilla-León, la de Valladolid, la de Zamora, la de Castellón de la Plana, la de Cehegín en Murcia, la de Benidorm en Valencia “La Candelaria” de Valdemorillo en Madrid, la de Calasparra en Murcia, la “Illumbe” de San Sebastián en Guipúzcoa, la de Tafalla en Navarra y “La Ribera” de Logroño en La Rioja. Esas son, en general, algunas de las plazas de toros en el Mundo del Toro.

DATO

En España el Real Decreto número 145/1996 organiza las plazas de toros en tres categorías, según la antigüedad, tradición, tamaño y número de festejos.