NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Leve mejoría del banderillero De la Viña, herido de gravedad en Zaragoza, España
Leve mejoría del banderillero De la Viña, herido de gravedad en Zaragoza, España

Leve mejoría del banderillero De la Viña, herido de gravedad en Zaragoza, España

*Foto de Emilo Méndez

El banderillero Mariano de la Viña, herido de extrema gravedad el pasado domingo en Zaragoza, continúa estable dentro de la gravedad, sedado y bajo ventilación mecánica, recoge el último parte médico emitido hoy por la clínica Quirón de Zaragoza.

Casi cuarenta y ocho horas después de que el subalterno de la cuadrilla de Enrique Ponce sufriera, posiblemente, la cornada más crítica de toda la temporada, las noticias que recoge este nuevo parte médico son más alentadoras.

Tanto es así, que esta misma mañana “han empezado a descender la sedación, las heridas quirúrgicas presentan buen aspecto, hay buen riego arterial y retorno venoso de la extremidad inferior derecha, y se ha procedido a retirar parcialmente el drenaje de MIKULICZ, que llegaba hasta el retroperitoneo desde la región glútea”.

El pronóstico del veterano torero de plata ha dejado de ser “muy grave” para ser únicamente “grave”, otro síntoma más de la buena evolución del paciente.

De la Viña, que tuvo que ser reanimado por tres veces en la enfermería al entrar en paro cardiaco debido a la cantidad de sangre que perdió, fue estabilizado en la enfermería de la plaza para ser nuevamente operado de urgencia en la clínica Quirón de Zaragoza.

El parte médico que firma el doctor Val-Carreres desvelaba “una cornada en triángulo de Scarpa derecho con orificio de entrada de 12 centímetros y dos trayectorias, una ascendente de 27 centímetros que arranca la arteria femoral superficial y rompe en su porción distal la arteria ilíaca interna con rotura del músculo sartorio y adductor mediano, penetrando en espacio retroperineal”.

Y otra herida más “en el glúteo izquierdo con orificio de entrada de 8 centímetros y una trayectoria hacia adelante de 22 centímetros que penetra en escotadura ciática alcanzando el espacio que hay entre el recto y la vejiga tras arrancar la arteria ilíaca interna izquierda en su origen; además de un traumatismo craneoencefálico.