NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / ¡Los rudos, los rudos, los ruuuudos….!
¡Los rudos, los rudos, los ruuuudos….!

¡Los rudos, los rudos, los ruuuudos….!

Gustavo Mares

Francisco Mejía Cerón, padre del maestro Manolo Mejía, fue gran aficionado a la lucha libre. Su nombre aparece en varios libros del deporte de los costalazos.

Se le conocía como ‘El Cacarizo’ y solía llegar a las arenas con sus vistosas y coloridas camisas, guante negro en la mano derecha y hasta una campana.

El grito de ‘¡Los rudos, los rudos, los ruuudos…!, que inmortalizó en televisión el cronista Arturo Rivera fue creación del famoso ‘Cacarizo’.

Alguna ocasión, este reportero tuvo oportunidad de conocer las máscaras que atesoraba don Pancho con gran cariño. Tenía de las principales figuras a lo largo de varias épocas. Las guardaba en un clóset de madera y entre las incógnitas contaba una, quizá la más valiosa, la del gran enmascarado de plata, El Santo, de quien gozó su amistad. Pero además no era una máscara cualquiera se traba de una hecha de piel.

‘Cuando Manolo toreaba en la Plaza México y todavía existía la Arena Pista Revolución, muy cerca del coso de Insurgentes, me esperaba a que concluyera la lidia del segundo de su lote y me iba volado a la arena. Siempre me ha gustado mucho la lucha libre’, reconocía don Pancho, cuya partida duele en el alma.

error: ¡¡El contenido está protegido !!