Mario Aguilar estrena apoderado

El matador de toros aquicalidense Mario Aguilar, tras haber finiquitado su relación profesional desde el pasado mes de agosto de 2015 con la organización Tauromagia Mexicana, la que lo manejó de hecho a partir de su etapa novilleril, ha tomado la decisión de buscar otro rumbo y ahora anuncia que sus asuntos taurinos los atenderá un nuevo personaje del ambiente y con el que creé que le pueda dar una mejor proyección a su carrera.

El entonces actual flamante representante de Mario es del diestro madrileño retirado avecindado en nuestro país Jesús de Alba, quien al respecto comentó: “Mario es un torero en el que México guarda una firme esperanza. Estoy seguro de que en un futuro inmediato podrá estar compitiendo al máximo nivel. Todavía no ha cambiado la moneda y este torero la tiene en la mano. Espero que México y Europa confíen en el Aguilar que estaban puestas todas sus ilusiones para llegar a ser lo que va a ser, una figura del toreo”.

Ahora mismo, Mario Aguilar el próximo 22 de mayo estará cumpliendo 25 años de edad y se encuentra más que motivado por este nuevo ciclo en el que, sin duda, se espera el resurgimiento de este fino torero que tanto tiene por dar en los ruedos.

Mario Alberto Aguilar Tabares, mejor conocido en la Fiesta de los Toros como Mario Aguilar, debutó formalmente como novillero en el coso queretano de Juriquilla el 14 de octubre de 2005 para luego hacerlo en la Monumental Plaza México el 3 de septiembre de 2006 y en el coso Monumental de Las Ventas de Madrid el 6 d abril de 2008.

Tomó la alternativa el 1 de noviembre de 2009 en el coso Monumental de Aguascalientes de manos del francés Sebastián Castella y ante la presencia de Joselito Adame, con el astado de nombre “Cafetero” de la dehesa de Bernaldo de Quirós.

Su confirmación de doctorado ocurrió el 31 de enero de 2010 en la Monumental Plaza México llevando como padrino al madrileño Julián López “El Juli” y de testigo a Arturo Macías, cuando se le cedió el astado llamado “Tamarindo” de la misma ganadería de Bernaldo de Quirós.

Así pues, en poco más de seis años de alternativa, Mario ha logrado sumar apenas 77 corridas de toros, tomando en cuenta que su paso por la Monumental Plaza México no ha sido malo pero si le ha faltado dar el “Do de pecho” que lo lance merecidamente a los niveles superiores del escalafón taurino nacional.

Ahora tocará a Jesús de Alba en su labor de escritorio el ponerse en contacto con las empresas, primeramente del país, para irle cambiando el curso a la trayectoria de Mario y darle la importancia que debe tener la carrera de este torero que bien merece una mejor fortuna pues cualidades las tiene y en varias plazas de la geografía taurina mexicana ha dado evidente muestra de ello. ¡Suerte a la nueva dupla taurina!