NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Mauricio Martínez Kingston, EJEMPLO DE VIDA, listo para reaparecer tras grave cornada (*Fotos*)
Mauricio Martínez Kingston, EJEMPLO DE VIDA, listo para reaparecer tras grave cornada (*Fotos*)

Mauricio Martínez Kingston, EJEMPLO DE VIDA, listo para reaparecer tras grave cornada (*Fotos*)

* Sin medio pulmón izquierdo, seis placas de titanio y pérdida parcial del ojo izquierdo nada lo detiene

Gustavo Mares

Plaza México, 17 de diciembre de 2015. El banderillero Mauricio Martínez Kingston sufrió una espeluznante cornada en el tórax, cuyo parte médico era aterrador.

Además, debido al duro azotón que sufrió contra la arena al momento de la cornada perdió parte de la visión del ojo izquierdo.

El valiente subalterno salió del hospital el 6 de enero. Se veía maltrecho y en silla de ruedas. No era para menos. Estuvo literalmente a las puertas de la muerte.

Al final de la conferencia, este reportero tuvo oportunidad de platicar con él, ‘¿volverá a torear?’.

Por unos segundos el silencio se enseñoreó. Los ojos se le rosaron, pero contuvo las lágrimas. Respiró y dijo categórico: ‘Soy torero y por supuesto que quiero volver, voy a volver. No sé cuándo ni cuánto tiempo estaré inactivo, pero volveré porque te reitero, soy torero’.

A casi cinco años de aquel terrible momento, Mauricio Martínez Kingston está listo para volver a torear. Afincado en Aguascalientes lleva mucho tiempo preparándose y suele entrenar en la monumental de la ‘tierra de la gente buena’.

ESTA LISTO

Sin hacer ruido, concentrado en su propósito, el torero lleva mucho tiempo sometido a intensa preparación. Ni la pérdida de la visión panorámica del ojo izquierdo, ni las seis placas de titanio que lleva en el cuerpo, ni mucho menos por haber perdido medio pulmón izquierdo abandona sus sueños y el esfuerzo rinde frutos.

‘Estoy desesperado por volver a torear. Este año mi intención era reaparecer, pero por la pandemia no se pudo llevar a cabo. Me hubiera encantado volver en el marco de la Feria de San Marcos’, señala.

‘Afortunadamente no me quedaron secuelas. El pulmón se regenera y ahora lo tengo a tres cuartos, ya no a la mitad como hace tiempo. Incluso la visión periférica ha mejorado. Hace año y medio me probé en el campo y eso me dio gran confianza’.

Sobre su ilusión de volver a los ruedos, comenta: ‘Los toreros estamos acostumbrados a la adrenalina, a la emoción que se vive en el redondel. Yo nací en una dinastía de toreros, la de los Kingston. Desde niño mi vida ha girado alrededor de la fiesta brava. Es la vocación’.

Al mismo tiempo de entrenar, el torero ha visto la forma de subsistir pues los gastos nunca se detienen, pero insiste en que ponerse ‘delante del de negro’ es lo que lo hace ‘sentirme vivo’.

SATISFACCIÓN

‘Dios nos da esa fortaleza para poder imponernos a las adversidades. El volver a los ruedos es por una satisfacción personal. El hecho de imponerte a una bestia de más de media tonelada es algo que te llena el alma. Es lo más maravilloso del mundo’, confiesa.

A la espera que la actividad taurina vuelva a nuestro país, Mauricio Martínez Kingston se mantiene en forma y con la afición intacta. ‘Me gustaría colocarme con algún rejoneador. Estuve con el maestro Diego Ventura durante sus dos primeras temporadas mexicanas’, puntualiza el torero, que con hechos demuestra que los hombres que visten de luces están hecho de otro material, que son ejemplo de vida y fortaleza del espíritu humano.

CUANDO SE PROBÓ

En mayo de 2018, Mauricio Martínez Kingston, con la firme intención de volver a vestir el traje de luces, se probó en la ganadería de La Estancia.

Aquel día, tras su primer contacto con el toro bravo luego del percance, reconoció: ‘No fue un tentadero fácil, porque ahí echan todo  muy serio. Tenía dudas sobre sí podría hacerlo. No sabía si el valor se había ido, no sabía qué pasaría. Pero bastó que me dijera el ganadero, “torero póngala al caballo”, y todas las dudas se desvanecieron. Salí al encuentro de la vaca, extendí el capote y las dudas en el acto se esfumaron’.

AQUEL PARTE MÉDICO

‘Gravísima cornada con orificio de entrada de 10 centímetros sobre la línea axilar media entre el cuarto y quinto espacios intercostales, causando hemorragia intensa con insuficiencia respiratoria aguda severa… Se encontró lesión gravísima de muy alta energía con fracturas costales de la 4 a la 9 costillas, lesión completa de pulmón que ameritó reparación de lóbulo superior y medio y resección del lóbulo inferior, desgarro pericardio de 6 centímetros. La hemorragia profusa fue originada por ruptura de las arterias intercostales, del hilo pulmonar y arteria mamaria interna, mismas que fueron controladas. Sin embargo, dada la amplitud y gravedad de las lesiones, ameritó cierre temporal con taponamiento a presión… Su estado actual es grave, con pronóstico reservado por lo menos para las próximas 72 horas’, señalaba el doctor Rafael Vázquez Bayod en el primer parte médico del torero herido.

  • (Fotos: Especial, Ángel Sainos y Servicio Médico Plaza México)