Ocaña Serrano DEJÓ la comodidad PARA IRSE a la GUERRA (*Fotos*)

 

El diestro español Ocaña Serrano cumplirá, en noviembre, un año de vivir en México. En ese tiempo ha sumado doce festejos en los que ha demostrado garra y determinación. Los triunfos y salidas a hombros logrados así lo avalan.

Pero no ha sido fácil su andar por la fiesta brava. En su natal España tuvo momentos importantes que incluso le llevaron a cortar una oreja en Las Ventas de Madrid, catedral del toreo a nivel  mundial.

Sin embargo, el destino tan caprichoso, le puso una dura prueba y tras la bonanza torera, problemas de escritorio lo fueron relegando. Pero como ‘toro bravo’, su raza lo hizo salir adelante y al ver que las puertas de España no se abrían vino a México a buscar fortuna. Allá tenía una vida sin sobresaltos. Casa, comida y sustento, no le faltaban.

Dejó las comodidades de la madre patria por venir a la ‘guerra’ a México. Aquí, comenzó desde abajo. Sin conocer el medio taurino nacional tocó puertas y poco a poco se la han abierto. Incluso, muchas noches durmió en un cuarto que le facilitó la Asociación Nacional de Matadores.

Su gran vocación le lleva a cruzar, todos los días, la Ciudad de  México de un lado a otro en transporte público con tal de poder entrenar.

‘Claro que al principio me perdí un par de ocasiones, pero ahora mismo ya domino el metro, el metrobus y los micros’, dice Ocaña Serrano con una sonrisa, sabedor de que para un torero no hay imposibles.

Cuando no tienta, entrena en sesiones dobles tanto en Los Viveros de Coyoacán como en el  Claro de Chapultepec, ambos, sitios predilectos de muchos toreros para ensayar.

Uno de sus sueños más grandes es poder confirmar la alternativa en la próxima Temporada Grande de la Plaza México.

Aunque sabe que los lugares para la campaña mayor serán pocos, no pierde la ilusión y sabe que el mejor argumento que puede tener para buscar su confirmación son las orejas que corte en cada tarde en la que se presente.

‘Todos los días me preparo muy fuerte como si fuera a torear en la Plaza México. Aquí en México dicen que las oportunidades las pintan calvas y estoy convencido que tarde que temprano llegará mi turno de confirmar en la plaza más grande del mundo y hay que estar listo para cuando se cristalice la fecha’, señala el torero, quien hace una pausa durante sus entrenamientos en Los Viveros de Coyoacán.

Aún falta camino por recorrer. Pero queda demostrado que a Ocaña Serrano,  nada ni nadie, lo podrá detener.

* Las fotos son cortesía de la ofna. de prensa del torero

El pase de diapositivas requiere JavaScript.