NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / Orejas y rabo para SILVETI, en el cerrojazo de la Feria de León
Orejas y rabo para SILVETI, en el cerrojazo de la Feria de León

Orejas y rabo para SILVETI, en el cerrojazo de la Feria de León

LEÓN (Guillermo Christian Gómez, especial).- Lleno hasta la bandera para el último festejo de feria en el que se lidió un bonito encierro de Bernaldo de Quirós, de gran clase y calidad. Los restos del sexto merecieron los honores de la vuelta al ruedo.

El rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza toreó muy bien pero erró con el rejón de muerte, que no hoja de peral pues ésta fue proscrita hace mucho tiempo. Fue ovacionado en su lote.

A pie, Ignacio Garibay en su campaña de despedida, faena poderosa, palmas. Con su segundo se sublimó desde con el capote. Inició su labor con derechazos de hinojos en los medios. Luego siguió con una entrega absoluta en una faena entablerada, dejando el estoque para ligar muletazos con ambas manos, hasta ser volteado, por su entrega.

Siguió sin verse la ropa hasta dejar tres cuartos en todo lo alto para cortar dos orejas.

El guanajuatense Diego Silveti hizo un esfuerzo grande por torear con las puntadas de la cornada en la pierna izquierda, que sufrió el pasado domingo en la México. Firmó una actuación rotunda con dos faenas de maestría.

Con su primero firmó una labor poderosa y lidiadora. Con paciencia sometió al burel de gran percha. Desafortunadamente el gozo se fue al pozo a la hora de oficiar con los aceros.

El sexto del festejo tuvo gran calidad y clase. Diego, en los medios del coso, realizó un emotivo homenaje a Rodolfo Gaona al momento de torear por ceñidas y espeluznantes gaoneras.

Con la muleta cuajó una faena de antología ante los aficionados se le entregaron sin cortapisas.

Poco a poco Diego fue metiendo a la gente en su faena hasta hacerla entregarse con él.

Derechazos encajado en la arena y acompañando con la cintura, impresionantes. Se sublimó hasta lograr unas bernardinas escalofriantes. Tras un estoconazo hasta las cintas recibió las orejas y el rabo. Una tarde cumbre.

Al término del festejo Garibay, Silveti y el ganadero salieron a hombros en el dorado cerrojazo de la feria leonesa.