NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Para SEBASTIÁN IBELLES la tarde de hoy es la actuación de mañana; ilusionado, de inaugurar México
Para SEBASTIÁN IBELLES la tarde de hoy es la actuación de mañana; ilusionado, de inaugurar México

Para SEBASTIÁN IBELLES la tarde de hoy es la actuación de mañana; ilusionado, de inaugurar México

‘En esta carrera nadie te regala nada’, dice Sebastián Ibelles, novillero triunfador que este domingo inaugura la temporada chica en la Plaza México. ‘El año pasado, en septiembre, debuté con picadores. A la fecha llevo veinte festejos, son veinte tardes en las que cada día tuve que salir a buscarme la repetición porque no había futuro’.

Ibelles, sin pertenecer a las grandes casas de apoderamiento, se ha ido abriendo paso en la profesión. Con ‘calzador’ entró en varios seriales novilleriles en los que a la postre se convertiría en triunfador. En los festejos de La Florecita y Arroyo, el chaval fue el máximo galardonado.

Miembro de una familia de arraigada tradición taurina, Sebastián tuvo oportunidad de viajar a España para perfeccionar la técnica, pero apostó por nuestro país para hacerse torero: ‘A mediados de año iba a ir para allá. Ya había juntado un dinero, pero me salieron unas novilladas y me quedé. Aunque no me costaron esas novilladas, tampoco gané dinero así es que parte de lo que ahorré lo invertí en desplazamientos, por eso ya no fui’.

Aunque Sebastián, de 19 años de edad, debutó apenas el año pasado con varilargueros, desde niño ha toreado, lo que se nota en su desempeño taurino. La prensa especializada lo ha catalogado como ‘matador de toros sin alternativa’. Confiesa el mexiquense que ‘tomar la alternativa pronto es mi próxima meta. Ya quiero dar el paso y estoy convencido de que la mejor manera de ganarme el doctorado es cortando las orejas este domingo en la México. Sería la manera más bonita de rubricar mi temporada novilleril’.

El cartel de este domingo en la Plaza México lo integran Sebastián Ibelles, Cristian Antar y Miguel Aguilar, con novillos de La Antigua, que ya se encuentran en las corraletas del coso.