NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Reaparece Benitez ‘por el puro gusto’
Reaparece Benitez ‘por el puro gusto’

Reaparece Benitez ‘por el puro gusto’

CARLOS ESPINAL/FOTO FORMAFICIÓN TOROS

QUERÉTARo.- El venezolano Leonardo Benítez es un torero hecho y derecho que vuelve a los ruedos literalmente por el simple gusto de torear. Analizando su amplísimo currículum, el llamado “León de Caracas” tiene ya poco que demostrar tras sus casi 30 años de alternativa, confirmaciones en Madrid y México, un centenar de novilladas más de 430 corridas, de esas 265 en México, 6 de ellas en Insurgentes, 99 en ruedos venezolanos, 49 en España, 12 en Francia, una en Portugal y dos en Ecuador.

Afincado desde hace varios años en México junto a su familia, el “Torero de la Vega”, nació en la capital venezolan el 18 de febrero de 1969; tras una muy fuerte campaña novilleril tomó la alternativa en el coso Monumental “Lorenzo Garza” de Monterrey, Nuevo León, el 18 de diciembre de 1992, de manos de Eloy Cavazos y ante la presencia de Miguel Espinosa “Armillita Chico”, con el toro “Cominito”, de De Santiago al que le cortó una oreja.

Confirmó en la Monumental Plaza México el 18 de diciembre de 1994, llevando como padrino a Mariano Ramos y de testigo a Mauricio Portillo, siendo el toro de la ceremonia “Diamante” de San Marcos. El 15 de agosto de 1997, concretamente en el coso francés de Béziers fue su debut europeo, nada más alternando junto a Curro Romero y Enrique Ponce, con ganado de Jaime Camuñas, tarde en la que abrió la puerta grande al cortar tres orejas.

Su tarde de consagración fue sin duda el 14 de diciembre de 1997, en la que alternó con el rejoneador Gerardo Trueba y a pie Miguel Espinosa “Armillita Chico” y el albaceteño Manuel Caballero, cortando el rabo al toro de regalo “Altruista”, de Xajay, con la particularidad de que nunca escuchó que el juez de plaza, Pepe Luis Vázquez, ya le había concedido indultado al astado Confirmó en Madrid el 9 de mayo de 1999, con el toro “Comadrito” de Sánchez Ybargüen que le cedió José Luis Bote ante el testimonio de José Antonio Iniesta, en el que saludó desde el tercio.

Ese es el “León de Caracas”, Leonardo Benítez, un torero con mucha solera, poderoso y que llega al tendido por sunsencillez entrega y carisma, quien volverá a la carga por puro amor a la profesión, no se sabe si por una o varias tardes, si para cumplir los 500 toros estoqueados o los 30 años de alternativa, que tras un año de durísima preparación física, mental, emocional y de muchísimo campo, en gran parte gracias a la familia Martínez Vértiz, con cita prevista en Zacatecas (MEX) el próximo 3 de abril, alternado con el debutante español Jiménez Fortes y el local Platerito, con una corrida con toda la barba de la legendaria ganadería de Pastejé propiedad de Don Carlos Peralta, para escribir la nueva página de un libro mágico que parece interminable.

error: ¡¡El contenido está protegido !!