NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Salven la Santa María, la voz de la Unión de Toreros de España
Salven la Santa María, la voz de la Unión de Toreros de España

Salven la Santa María, la voz de la Unión de Toreros de España

La Unión de Toreros de España, a través de una carta, manifestó su solidaridad con la afición queretana al existir la posibilidad que la Plaza Santa María sea vendida a una empresa estadunidense que la demolería para poner un centro comercial.

La unión hispana subraya que el coso es un patrimonio histórico, cultural y arquitectónico no sólo de los queretanos, sino de los ‘aficionados del mundo entero’.

Abunda que: ‘La historia y el futuro del México taurino y cultural quedarían lamentablemente cercenados si la piqueta pusiera fin a una de las joyas arquitectónicas de Querétaro y supondría un paso más en la destrucción del acervo y patrimonio de las culturas locales, tan amenazadas por las corrientes globalizadoras y mercantilistas que todo lo invaden’.

Por último, subraya que: ‘Los toreros españoles pedimos a las autoridades de Querétaro la adopción de las medidas necesarias para la preservación de la plaza y su actividad taurina’.

Ana María González Rivas, hija de Nicolás González Jáuregui, abogado de profesión y quien en 1963 edificara la Plaza Santa María de Querétaro, con el apoyo de reconocidos profesionales y taurinos de la zona se ha dado a la tarea de buscar la preservación de este inmueble en el que se escribieron importantes historias de la tauromaquia.

RECINTO ABIERTO

‘Somos un grupo de personas, entre aficionados y profesionales de todo el país que queremos que no se derribe la plaza como se ha comentado en los medios’, señala Ana María, quien plantea la posibilidad de utilizar el recinto taurino de diversas formas para aprovechar que es un escenario abierto.

‘Por la pandemia se puede aprovechar. Es un recinto abierto. Se pueden hacer adecuaciones sin demolerla. En Zacatecas hay un hotel construido en una plaza de toros y en Barcelona la plaza es un centro comercial. Opciones hay’, señala González Rivas, quien es clara al asegurar que su única intención es preservar el legado de su padre.

Sobre el grupo estadunidense interesado en comprar la plaza, dice: ‘Hasta donde sé no se han definido’.

Por problemas familiares, la Plaza Santa María pasó de González Jáuregui a las manos de su hijo, Nicolás González Rivas. Tras el deceso del vástago los herederos del coso taurino fueron su viuda y sus cuatro hijos. ‘Será por la situación tan difícil que vive la tauromaquia o simplemente porque no les gusta y prefieren el dinero, pero su intención es vender la plaza’, manifiesta.

Se sabe que en breve, tanto el Colegio de Arquitectos, como el Colegio de Ingenieros, del estado fijarán su postura sobre el inmueble que tiene un gran valor histórico y cultural.

EL DATO

La Plaza Santa María de Querétaro toma su nombre a manera de homenaje a la esposa del empresario Nicolás González Jáuregui, quien edificó el inmueble. María Rivas Pastor (Foto) fue quien lo inspiró.

 

error: ¡¡El contenido está protegido !!