NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / SENTIMIENTOS ENCONTRADOS, previo a su comparecencia en la PLAZA MÉXICO (*Fotos*)
SENTIMIENTOS ENCONTRADOS, previo a su comparecencia en la PLAZA MÉXICO (*Fotos*)

SENTIMIENTOS ENCONTRADOS, previo a su comparecencia en la PLAZA MÉXICO (*Fotos*)

Por Gustavo Mares/Fotos Aracely Martínez

La Temporada Grande en la Plaza México concluye este domingo con una atractiva combinación en la que están puestos los rejoneadores españoles Pablo y Guillermo Hermoso de Mendoza, y a pie, Arturo Saldívar y José María Hermosillo, con toros de Los Encinos y Santa Fe del Campo.

El rostro de Pablo previo al compromiso del domingo es muy expresivo. Denota emoción, alegría y orgullo de saber que su hijo actuará en el coso taurino más grande del mundo; al mismo tiempo se le notan eso nervios de padre, sabedor que la profesión que eligió su hijo es peligrosa.

‘Es muy difícil. Son una mezcla de sentimientos. Claro que hay competencia, pero puede más el amor de padre. Es muy intenso’, reconoce Hermoso de Mendoza.

‘En el ruedo más allá del torero se impone el hijo. Claro que hay competencia, pero también un amor tremendo, un sentido de protección. Por tu experiencia, hay situaciones que sabes que van a pasar y que se pueden evitar, pero estando él solo en el ruedo lo tiene que experimentar. Y sí, es un sufrimiento muy grande’, confiesa.

Sobre la competencia en el ruedo, el maestro navarro con gran naturalidad y franqueza, señala: ‘Si te digo la verdad, siempre prefiero que triunfe él. Claro que tenemos nuestros piques, por ejemplo con los caballos, quién lo domina mejor o determinado toro. Entre nuestros grandes amigos hay seguidores de uno y otro bando’.

Durante los dos primeros años como profesional de Guillermo compartió cartel con él, sin embargo, el navarro considera ‘cada uno debe tener su camino independiente, si algún día coincidimos está bien, pero no podemos llenar los carteles de Hermosos. Estos dos años que actuamos en varias plazas juntos fue divino y uno de los más bellos recuerdos que me llevaré’.

SUS DOS PASIONES

Guillermo Hermoso de Mendoza, hijo del centauro navarro, ha visto toros desde su más tierna infancia. Pero también conoce la dureza y la exigencia de la fiesta brava. Pese a todo, decidió abrazar la profesión de torero.

‘Al final, creo que poder dedicarte a tus dos pasiones, el toro y el caballo es un privilegio en la vida. Yo ya sabía cuáles eran los sacrificios que hay que hacer, pero esto es algo que me apasiona’, confiesa.

‘Cuando decidí ser torero tuve que dejar muchas cosas que me gustaban. Son cosas que tienes que aceptar para poder ser algo en la profesión’, agrega.

Al hablar sobre su padre, dice: ‘Dentro o fuera del ruedo siempre lo veré más como un padre que como un torero. Al final, el que se está jugando la vida es mi padre. Claro que siempre le deseas lo mejor y que siempre triunfe’.

– ¿Pesa o ayuda apellidarse Hermoso de Mendoza?

– Ambas. Pesa y ayuda. Es una responsabilidad muy grande. Mi padre ha puesto el listón muy alto y es un sueño poder llegar a su nivel e incluso superarlo. Claro que aún me quedan muchas horas de trabajo para ser algo importante en esto.