NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Si me programan en La Florecita iré con costuras, pero con el alma intacta: ANTONIO MENDOZA
Si me programan en La Florecita iré con costuras, pero con el alma intacta: ANTONIO MENDOZA

Si me programan en La Florecita iré con costuras, pero con el alma intacta: ANTONIO MENDOZA

Foto: Geemepe

‘Fue mi bautizo de sangre. Puede ser doloroso, pero la verdad el orgullo de torero hace que te mantengas en el ruedo’, confiesa el diestro michoacano Antonio Mendoza, quien el pasado domingo sufrió una cornada cerrada en la pierna derecha, mientras actuaba en la Plaza La Florecita, escenario en el que dejó un grato sabor de boca.

‘En cuanto el toro me prendió sentí que llevaba algo. Sin embargo, como fue cerrada y no me partió la piel no sentí sangre y me quedé en el ruedo. Tras cumplir con mi participación noté que tenía una bola muy grande y fue cuando me revisó el doctor. Me dijo que habría necesidad de operarme y aquí me tienes’, afirma en una habitación del hospital Durango, donde fue intervenido quirúrgicamente por Jorge Uribe, Jefe de los Servicios Médicos de la Asociación de Matadores.

Durante el festejo del pasado domingo en La Florecita estaba en disputa un lugar en el festejo de triunfadores del próximo domingo. El nombre del michoacano suena para formar parte de ese cartel. Al mismo tiempo y aunque la empresa no ha dado a conocer el anhelado cartel, Mendoza levanta el dedo para pedir la oportunidad: ‘Aquí estoy. Si la empresa tiene a bien programarme en el festejo de triunfadores yo iré con todo el gusto y la ilusión del mundo. De hecho, mi preocupación de ingresar al quirófano era no poder estar listo para el próximo domingo en caso de ser requerido. Si la empresa me programa me presentaré con costuras, pero con el alma intacta’.

Asegura Mendoza, apoderado por el diestro Jacobo Hernández, que: ‘El doctor me dijo que en un par de días podré hacer ejercicio. Ya caminé y no he tenido molestias. De continuar así, en unos días más estaré entrenando de salón en los Viveros de Coyoacán a la espera de la anhelada llamada de la empresa. Ojalá que suene mi teléfono. Eso me haría muy feliz’.