NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Simiente de otras divisas… La Punta y su notable corpulencia
Simiente de otras divisas… La Punta y su notable corpulencia

Simiente de otras divisas… La Punta y su notable corpulencia

*El ganadero don Francisco Madrazo García Granados muere en 1960 y hereda la dehesa a sus hijos don Francisco y doña Carmen Madrazo Solórzano

ADIEL ARMANDO BOLIO

Viene ahora la interesante descripción complementaria que hizo en la década de los años 60, en el siglo XX, el escritor Agustín Linares García en su obra “Los Toros en España y México” sobre la formación de una de las ganaderías pilares en la crianza del ganado bravo en nuestro país, nos referimos a la dehesa jalisciense de La Punta.

“Se efectúa la tienta por acoso y derribo en dos ‘jeep’, en igual forma se realiza a caballo en España. Fueron los hermanos Madrazo quienes primero emplearon esta forma segura y práctica de acoso. Se efectúa sobre un terreno de 1,800 metros de largo por unos 70 de ancho. Es llano, perfectamente cuidado y sirve además para el aterrizaje de aviones pesados que continuamente embarcan corridas para distintos puntos de la República Mexicana.

Con el pie de simiente de esta famosa ganadería, se han formado otras haciendas de reses bravas, que gozan de buen nombre en el país.

A causa del fallecimiento del famoso ganadero don Francisco Madrazo García Granados, acaecido en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, el 11 de febrero de 1960, heredaron la ganadería de La Punta sus hijos don Francisco y doña Carmen Madrazo Solórzano, incluyendo hierro, divisa  y antigüedad.

Sería interminable la lista de toros bravos de esta vacada desde su fundación. Anotemos que continúa lidiando en las principales plazas de toros de la República Mexicana, con el beneplácito de la afición. Recordemos entonces la corrida celebrada en Monterrey, Nuevo León, el 23 de octubre de 1960, misma en la que le cortaron las orejas a los seis astados, habiendo actuado Félix Briones, el portugués Manolo Dos Santos y Joselito Huerta, quien además por su parte logró cortar una pata.

El 14 de enero de 1965 en la plaza de toros El Toreo de Cuatro Caminos, obtuvo esta famosa vacada otro grandioso triunfo, en que actuaron Luis Procuma, el rondeño Antonio Ordóñez y Joselito Huerta, en la cual el espada ibérico realizó una extraordinaria faena al toro llamado ‘Cometa’, número 17, que pesó 562 kilos, sobrepasando los 500 kilos todo el encierro. Fueron los toros al caballo, con gran pujanza, acusando raza, así como su trapío y bella estampa. Fue por cierto, la última corrida que el torero español toreo en suelo mexicano”.

Cabe señalar que La Punta debutó en El Toreo de la Condesa, de la Ciudad de México, el 10 de agosto de 1924, con una corrida mixta en la que actuaron el matador Manuel Navarro Escalante “Navarro de Brenes” y los novilleros Juan Espinosa “Armillita” y Porfirio Magaña. Y mandó al mismo coso su primera corrida formal el 23 de enero de 1927, estando en el cartel el sevillano Manuel Jiménez “Chicuelo”, el madrileño Marcial Lalanda y Emilio Méndez.

En la misma plaza de la colonia Condesa, el 27 de enero de 1935, durante la décima segunda corrida del serial mayor, el toledano Domingo Ortega, anunciado en mano a mano con el maestro Fermín Espinosa “Armillita Chico”, lidió al toro punteño “Judío”, el más pesado que se ha lidiado en la capital del país, con 803 kilos. En tanto, “Armillita Chico” le cortó el rabo a “Bordador”.

La tarde del 16 de enero de 1946, también en El Toreo de la Condesa, en la décima segunda corrida de la campaña, tuvo lugar la memorable tarde en que La Punta alcanzó un gran éxito cuando el mismo “Armillita Chico” le cortó los rabos a los toros “Consentido” y “Pituso”, en tanto que Jesús Solórzano le “tumbó” un valiosa apéndice a “Batanero”, dando vuelta al ruedo con sus alternantes y el ganadero don Francisco Madrazo García Granados. Y el cordobés Manuel Rodríguez “Manolete” le cortó el rabo a “Molinero”.

El 6 de abril de 1969, en la décima segunda corrida de la Temporada Grande en la Monumental Plaza México, La Punta lidió el encierro más pesado en la historia del coso, llegando a tener un promedio de 577 kilos. En el cartel estuvieron el español Luis Segura, quien lidió al toro más pesado de esa tarde, “Tres Rayas”, con 636 kilos, Jaime Rangel y Gabino Aguilar.

Y finaliza Linares García: “Ni que decir tiene, que dada la afición, conocimientos y entusiasmo que le legó el autor de sus días, siguió su propietario don Francisco Madrazo Solórzano, presentando grandes corridas de toros en todos los ruedos en que lidió su ganado”.

Al fallecer en 1960 don Francisco Madrazo, como apunta la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, hereda la ganadería a sus hijos Francisco y Carmelita, pero a causa de diferentes problemas y malos manejos, la dehesa viene a menos hasta que desaparece todo el ganado.

Fue entonces que en diciembre de 1997, don Pedro y José Vaca Elguero adquieren la hacienda y su fierro, así como 200 hectáreas, desde luego sin ninguna cabeza de ganado original. Como homenaje a la tradición de una de las ganaderías más emblemáticas del campo bravo mexicano, la Hacienda se reconstruye totalmente.

El ganado actual proviene de la ganadería de Vaca Hermanos, con una simiente procedente de Teófilo Gómez, De Santiago, San Martín y San Miguel de Mimiahuápam, así como dos sementales españoles de Joaquín Buendía, del encaste Santa Coloma.

En 2006 se forma una sociedad anónima y los actuales dueños de la ganadería son Carlos Allende, Diego Argüelles, Pablo Carrillo, Felipe Franco, Arturo Ramírez, Pedro y José Vaca.

La presentación de La Punta con los nuevos dueños fue el 6 de mayo de 2005 en el coso Monumental de Aguascalientes y el 14 de diciembre del mismo año se presenta en la Monumental Plaza México. Y en 2016 se adquirió un lote de vacas, dos sementales y 15 utreros del encaste Parladé vía Juan Pedro Domecq, provenientes de las ganaderías nacionales de Santa María Xalpa en su mayoría y de La Joya.

En nuestra siguiente entrega tocaremos el apasionante tema que concierne a la ganadería madre de la cabaña brava mexicana, la de San Mateo.

DATO

El 27 de enero de 1935, en El Toreo de la Condesa, Domingo Ortega lidió al toro “Judío”, con 803 kilos, el más pesado lidiado en la Ciudad de México.