NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / TEXCOCO: El tiempo no perdona, más avisos que orejas a ‘El Pana’
TEXCOCO: El tiempo no perdona, más avisos que orejas a ‘El Pana’

TEXCOCO: El tiempo no perdona, más avisos que orejas a ‘El Pana’

 

El diestro tlaxcalteca Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’ estuvo muy lejos de lograr una tarde apoteósica en la primera encerrona de su carrera, que se saldó con más avisos que orejas. Cinco bocinazos de la autoridad por un solo apéndice fue el balance de la actuación del veterano diestro de 64 años de edad.

La Plaza Silverio Pérez de Texcoco fue el escenario en el que se lidiaron toros de Manolo Espinosa, bien presentados y de juego desigual.

El balance final de ‘El Pana’ fue: palmas, un aviso, tres avisos y el toro volvió vivo a los corrales, al tercio, un aviso y oreja benévola.

 

EL FESTEJO

Había expectación por ver a ‘El Pana’ en su primera encerrona.

La razón decía que ya estaba muy mayor para intentar la hazaña; sin embargo, la ilusión de aficionado hacía que existiera una vela de esperanza en que el tlaxcalteca pondría ‘de cabeza’ el coso texcocano.

Pero no hubo milagros, sino la realidad de que el tiempo no perdona.

En su primero, Rodolfo estuvo breve de capa. Con la muleta logró conectar con los tendidos y escuchó palmas.

Con el segundo de la tarde, el de Apizaco anduvo breve de capote. Con la tela roja se recreó en el toreo en redondo. Después de tres pinchazos y varios golpes de descabello escuchó un aviso.

El tercero era un toro que exigía mucho. ‘El Pana’, tras una tanda de tanteo, decidió cortar por lo sano, pero el burel ‘se le hizo de hueso’ se eternizó en matar y terminó por escuchar los tres avisos mientras que el toro volvía vivo a los corrales.

El poderoso cuarto fue otro burel con el que Rodolfo no anduvo a la altura, no porque no quisiera, sino porque las facultades ya no son las de antes. El público arropó al toreo y lo sacó a saludar desde el tercio.

En el que salió en el lugar de honor, el quinto, tardó en matar y escuchó un aviso.

En el último de la función Rodolfo, más por valor que por haber bordado el toreo, cortó una oreja con más sabor a benevolencia para suavizar un poco el resultado poco positivo para el torero, que no tuvo empacho en decir hace unos días que confirmaría la alternativa en Las Ventas de Madrid algo que se antoja imposible después de verle esta tarde de domingo.