NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / Triunfa Adame en la México
Triunfa Adame en la México

Triunfa Adame en la México

*Foto Angel Sainos

CIUDAD DE MÉXICO, CDMX. Lunes 4 de febrero.- Tuvo lugar la décima cuarta corrida de la Temporada Grande Internacional 2018-2019, primera de las dos funciones del LXXIII Aniversario de la Monumental Plaza México, misma que registró un lleno en el sector numerado y buena entrada en la zona general, donde Joselito Adame se alzó triunfador al cortar tres orejas y por ello salir en hombros de su hermano Luis David por la Puerta Grande de “El Encierro”. Sus alternantes, el peruano Roca Rey logró hacerse de un apéndices y Ernesto Javier “Calita” falló con la espada. El rejoneador europeo Diego Ventura se fue de vacío.

Se lidiaron dos ejemplares de El Vergel para rejones, siendo bueno el primero y manso el segundo. Y seis para la lidia a pie de Montecristo, de poca fuerza y cuatro de ellos de buen juego en general.

Abrió plaza el caballero en plaza luso andaluz Diego Ventura, quien con el primer ejemplar de su lote, de El Vergel, se dobló encelándolo para meritoriamente dejar dos rejones de castigo. En el segundo tercio templó al hilo de las tablas, de costado, para luego hacer la pasada por dentro y a la mínima distancia hacer alarde de aguante y clavar dos banderillas largas al cambio. Vino un lucido quite a pie del sobresaliente Jorge López por saltilleras y de regreso a la cara del astado, Ventura toreó muy en corto al estribo, dejando otros dos palos de estupenda ejecución. En la parte final, tras realizar una espectacular elevada, colocó tres rehiletes cortos en un palmo de terreno. No acertó al matar y fue ovacionado en el tercio.

En su segundo, que fue protestado y que mansurroneó, Ventura con dificultad dejó dos fierros de castigo. Con voluntad clavó dos garapullos largos y otros tres cortos, abreviando así labor y entonces matar al segundo viaje, escuchando aplausos.

A pie, el espada aguascalentense Joselito Adame en su primer toro, llamado “Agradecido”, de Montecristo, bregó con solvencia. Su labor de muleta, a un ejemplar tardo en su embestir, fue a base de talento y oficio del bueno. Poco a poco se fue haciendo del montrecristeño hasta lograr ligarle con temple, cadencia y parsimonia series estupendas por ambos lados. El astado desarrolló nobleza y gratitud gracias a la técnica del torero y ello le hizo realizar el toreo largo, de aquí hasta allá. Manoletinas para cerrar el trasteo y matar de efectiva estocada, siéndole concedidas merecidamente las dos orejas.

En su segundo, “Colorín”, Joselito se dio gusto veroniqueando con calidad y quitó vistosamente por zapopinas. Con la pañosa, tras brindarle a don Alberto Bailleres González, Adame se impuso a la poca fuerza de su noble antagonista para cristalizar una faena plena de inteligencia con las dos manos, sobre todo por naturales y haciendo todo sin enmendar el terreno. Derechazos sentado en los riñones y metido entre los pitones, pegándose de verdad un arrimón en su toreo en redondo y siempre dando el pecho entre gritos de ¡torero! Luquesinas para abrochar la faena y mató de estocada desprendida para cortar una valiosa oreja.

El diestro mexiqueño Ernesto Javier “Calita” al primer burel de su lote, de Montecristo,  lo veroniqueó y bregó con calidad y soltura. Su faena de muleta tuvo templanza y profundidad en tres brillantes series derechistas. Hizo el cite sicodélico para seguir engarzando pases con la diestra llevando muy embebido en el engaño al toro que perdías las manos. Vino un descuido y fue empitonado sin consecuencias. Lo intentó torera y valientemente por naturales y terminar sometiéndolo por ese perfil. Falló al matar, siendo ovacionado en el tercio tras un aviso.

A su segundo, “Calita” lo recibió en tablas de rodillas con dos largas cambiadas y de pie bregar con oficio. Tras el segundo tercio se desmonteraron los banderilleros Fernando García y Héctor García, ambos primos. En su desempeño muleteril, Ernesto, no obstante la falta de claridad y trasmisión del astado, le dio la lidia adecuada para sacarle muletazos de gran calidad y mucho sitio, además de aguante y firmeza en cada trazo por ambos lados. Acabó de pinchazo y estocada desprendida para hacerse aplaudir.

El limeño Andrés Roca Rey en el primer astado que le tocó en suerte, “Primavero”, de Montecristo, lanceó suavemente a la verónica con el compás abierto y a pies juntos. Con la sarga, a un toro de poca fuerza, siempre le plantó cara y sin quitarle el engaño de la jeta logró hilvanar algunos muletazos de mucho mérito y en un palmo de terreno, sobresaliendo su enorme aguante por el pitón izquierdo. La segunda parte del trasteo ha tenido emoción por el sitio en el que oficia el sudamericano, reiterando su toreo natural, en redondo y ligando en una pequeña parcela de arena el natural, el derechazo, dos cambiados por la espalda y los de pecho, además de joselillinas y luquesinas estrujantes. Terminó de pinchazo y estocada para obtener un apéndice.

Y en el que cerró el festejo, áspero y violento, Roca Rey bregó de manera oficiosa. Con la franela inició valientísimo con ayudados por alto sin mover las zapatillas para después aguantarle en varias tandas de mucho mérito. No hubo más que hacer y mató de estocada y descabello. Silencio.

FICHA TÉCNICA

LUGAR: Ciudad de México, CDMX.

EVENTO: Décima cuarta corrida de la Temporada Grande Internacional 2018-2019 y primera del LXXIII aniversario del coso.

PLAZA: Monumental México. Entrada: Lleno en el numerado y buena en el sector general en tarde agradable de clima.

TOROS: Dos de El Vergel para rejones, siendo bueno el primero y manso el segundo. Y seis de Montecristo, de poca fuerza y cuatro de ellos de buen juego en general.

CARTEL: El rejoneador luso andaluz Diego Ventura: Al tercio y palmas. A pie, Joselito Adame: Dos orejas y una oreja, saliendo en hombros. Ernesto Javier “Calita”: Al tercio tras un aviso y palmas. El peruano Andrés Roca Rey: Una oreja y silencio.