NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / Triunfan los Hermoso de Mendoza en Logroño
Triunfan los Hermoso de Mendoza en Logroño

Triunfan los Hermoso de Mendoza en Logroño

LOGROÑO.- Los rejoneadores Pablo y Guillermo Hermoso de Mendoza han cortado una oreja cada uno este jueves en la plaza de toros de La Ribera, en la ciudad española de Logroño, en el primero de los tres festejos incluidos en la “Gira de la reconstrucción” en el coso de la capital riojana.

Se han lidiado cuatro toros para rejones de Carmen Lorenzo, correctos de presentación, noble y con poca fuerza el primero, un segundo muy manejable, con mucha movilidad el tercero, que fue aplaudido en el arrastre, y más áspero el cuarto.

La plaza contó con la entrada de un millar de aficionados, el máximo permitido por las autoridades para este festejo, que comenzó con un minuto de silencio en recuerdo de los fallecidos por la covid-19 y por Carlos Irisarri, que fuera mayoral de la plaza toros durante muchos años.

El festejo comenzó con un toro noble, pero con poca fuerza, ante el que Pablo Hermoso de Mendoza fue quien lo tuvo que poner todo, ya que desde el principio comprobó que era un astado sin codicia, con lo que a lomos de “Jíbaro” lo enceló muy bien, aunque ya comprobó que se iba a parar pronto.

Sobre “Arsenio” el rejoneador navarro completó pasajes muy bonitos a dos pistas y recurrió a adornos con piruetas, antes de montar a “Deseado” con el que puso banderillas al estribo a un toro ya aborregado, y continuó con mucha pulcritud en la faena.

Aunque el toro llegó a derrumbarse, la voluntad de Hermoso de Mendoza hizo que la faena tuviera algo de chispa, sobre todo al terminarla con “Corsario”, con tres banderillas cortas y un eficaz rejón de muerte que le valió la oreja.

Pablo Hermoso de Mendoza no pudo pasar de una ovación en su segundo toro, el tercero del día, por sus problemas al matar, a pesar de encontrarse con un “morlaco” que fue aplaudido en el arrastre por su movilidad y clase.

Con “Jíbaro” el rejoneador logró pararlo; y con “Berlín” logró enganchar al público desde el principio, con pases espectaculares, hasta un intento de hacer la “hermosina”; y para alegrar la fiesta sacó a “Donatelli”, con el que ofreció al tendido un “corbeta”.

Pero todo se vino abajo cuando montó a “Coesario” con el que mató mal, con un rejón trasero y otros malos, hasta tener que poner en pie en tierra para usar el verduguillo.

El segundo de la tarde, el primero para Guillermo Hermoso de Mendoza fue un toro con más pies, noble y manejable, con el que el rejoneador tuvo un comienzo soberbio a lomos de “Alquimista”, con dos pasadas de verónica para la memoria; a lo que siguió, con “Ecuador” unos momentos espectaculares a los quiebros dos buenas banderillas.

Luego, con “Indico” el joven navarro salió airoso tras dejar banderillas bien recibidas, pero ya empezó a bajar de nivel, y con “Esencial” estuvo más desajustado y perdió los trofeos tras pinchar en numerosas ocasiones y tener que matar con el verduguillo.

El que cerraba plaza, el segundo de Guillermo, fue el de la mejor faena, con un rejoneador muy torero montando a “Alquimista”, con una exquisita recepción, con la que logró hacerse con la embestida del toro más áspero y complicado.

A lomos de “Disparate” no pudo encajar bien al toro y “marró” en varios embroques; luego con “Índico” volvió a alegrar a los tendidos, con dos banderillas vistosas; y con “Esencial” completó dos rosas bien recibidas por el tendido y adornos a dos manos en su momento de mayor evolución, hasta que mató con un rejón a la primera, aunque al astado le costó doblar.

El público pidió la primera oreja, concedida, y siguió reclamando la segunda, pero la petición no fue atendida por la presidencia de una corrida en la que pudo comprobarse la destreza técnica del padre, Pablo Hermoso de Mendoza, y las ganas de su hijo Guillermo.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Carmen Lorenzo, de buena presencia y comportamiento desigual, aunque el tercero de la tarde fue aplaudido en el arrastre.

Pablo Hermoso de Mendoza. Oreja y ovación.

Guillermo Hermoso de Mendoza. Silencio y oreja.

Mil espectadores en la plaza de toros de La Ribera de Logroño.