NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / Valiosas orejas para Cartagena y Valadez
Valiosas orejas para Cartagena y Valadez

Valiosas orejas para Cartagena y Valadez

*Foto de Ángel Sainos

Ante regular entrada el otro alternante, Arturo Macías, tuvo en sus manos el triunfo grande

CIUDAD DE MÉXICO, CDMX. Domingo 25 de noviembre.- La tercera corrida de la Temporada Grande Internacional 2018-2019 en la Monumental Plaza México, que registró una regular entrada en tarde fresca, tuvo como triunfadores al rejoneador benidormense Andy Cartagena y al diestro de Aguascalientes Leo Valadez, al cortar cada uno un apéndice. El otro espada en el cartel, Arturo Macías, se fue de vacío malogrando un estupendo trasteo con la espada.

Una vez hecho el paseíllo se tributó una cariñosa ovación a la memoria del matador de toros Rafael “Chito” Muñoz, recientemente fallecido y habría que recordarle al diestro Leo Valadez que en una ceremonia así hay que descubrirse por respeto y él no lo hizo, que pena.

Se lidiaron cuatro astados de José María Arturo Huerta, dos de ellos para rejones, siendo bueno el primero de la lidia a pie y regular el primero para el toreo a la jineta. Y dos bureles de Arturo Gilio, uno complicado y el otro regular.

Montando a “Cuco”, el rejoneador benidormense Andy Cartagena a su primer astado, el que abrió plaza, de nombre “Mi Preferido”, de la dehesa de José María Arturo Huerta, lo comenzó a lidiar doblándose y templando a la grupa para clavar un rejón de castigo y atemperar con la banderola. Arriba de “Cupido” toreó de costado, hizo pasadas por dentro exponiendo de más y giros en la cara del toro, dejando de frente dos banderillas largas a una mano. Encima de “Bandera” colocó otros dos palos aguantando de verdad y sobre “Pintas” en un palmo de terreno puso tres garapullos cortos y otro par de palitroques a dos manos que se cayeron, pero si lo logró en un segundo viaje. Mató de dos pinchazos y rejonazo para escuchar palmas.

Al segundo que le tocó, de José María Arturo Huerta, llamado “Espartano”, manejando a “Mediterráneo”, Cartagena se dobló con él para colocar un fierro de castigo. Con las riendas de “Picasso” templó y enceló meritoriamente a la grupa y a pesar de lo parado del astado le dejó tres banderillas largas a una mano. Cabalgando con “Luminoso” lo hizo caminar en dos patas y después clavar dos palos al violín de manera espectacular y hacer el “teléfono” en el testuz del burel. Y sobre “Brujita” colocó en un palmo de terreno tres garapullos cortos para rubricar de certero rejonazo y obtener una valiosa oreja.

A pie, el espada aquicalidense Arturo Macías al primero de su lote, de la divisa de José María Arturo Huerta, lo lanceó bien a la verónica y quito de la misma manera igual de lucido. Con la muleta inició doblándose toreramente para después largar derechazos rodilla en tierra con mucho arte. Ya incorporado ligó sentidas series con la diestra de manera tridimensional,  citando, templando y mandando al buen toro. Vino un desarme que le hizo jirones la sarga y así, como si fuera capote, todavía le dio una media que se le jaleó. Cambió de engaño y por naturales se recreó en un abandono torero más que sensible. Detalles como ornamento, destacando un cambio de mano por delante. Volvió por el derecho a deleitar a la concurrencia. Manoletinas para cerrar el trasteo y acabó de dos pinchazos y estocada aguantando, siendo ovacionado tras un aviso.

En su segundo, del hierro de Arturo Gilio, Macías veroniqueó con gusto. Luego del segundo tercio se desmonteró el banderillero Alejandro Prado. Con la franela, Arturo le echó empeño y valor con las dos manos a un ejemplar de corta embestida. Le expuso de verdad. Falló al matar y se le aplaudió el esfuerzo.

El matador también aguascalentense Leo Valadez en su primer ejemplar, de José María Arturo Huerta, le puso voluntad al saludo capotero y mejor se vio en un valiente quite por chicuelinas. Su labor muleteril, a un ejemplar nada fácil, el plantó cara, le paró y le ligó lances de mucho mérito y voluntad por ambos pitones. Terminó de estocada desprendida para ser aplaudido.

Y al que cerró el festejo, de Arturo Gilio, de nombre “Tocayo”, Valadez le recetó buenas verónicas y chuicuelinas, además de un espectacular quite por zapopinas. En el segundo tercio Leo se hizo ovacionar. Su quehacer de muleta lo brindó el diestro español Diego Urdiales para entonces ejecutar una labor con sello propio y buen trazo por los dos perfiles. El toro vino a menos y el torero a más, haciendo todo con torerismo y actitud. Mató de estocada casi entera efectiva para lograr cortar una más que merecida oreja.

 

FICHA TÉCNICA

LUGAR: Ciudad de México, CDMX.

EVENTO: Tercera corrida de la Temporada Grande Internacional 2018-2019.

PLAZA: Monumental Plaza México. Entrada: Regular en tarde fresca.

TOROS: Cuatro de José María Arturo Huerta, dos de ellos para rejones, siendo bueno el primero de la lidia a pie y regular el primero para el toreo a la jineta. Y dos de Arturo Gilio, uno complicado y el otro regular.

CARTEL: El rejoneador alicantino Andy Cartagena: Palmas y una oreja. A pie, Arturo Macías: Ovación tras un aviso y palmas. Leo Valadez: Palmas y una oreja. Se tributó una cariñosa ovación a la memoria del matador de toros Rafael “Chito” Muñoz, recientemente fallecido.