NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Noticias / Visita Ventura al toro indultado
Visita Ventura al toro indultado

Visita Ventura al toro indultado

Luego de haber sido indultado por Diego Ventura este domingo 11 de noviembre, en el arranque de la Temporada Grande Internacional 2018-2019 de la Monumental Plaza México el toro marcado con el número 82, de nombre “Fantasma”, de pelaje jabonero sucio, con 487 kilos de peso, de la dehesa michoacana de Enrique Fraga, la noche del mismo día en los corrales del gran coso se le curaron las heridas de la divisa, los rejones de castigo, las banderillas largas y cortas, además de aplicársele medicamento antibiótico, analgésico y desinflamatorio.

Así nos lo hizo saber el ganadero, matador de toros y rejoneador retirado, don Jorge Enrique Contreras Fraga, quien no podía ocultar su contento por lo que sucedió en el festejo citado y además nos comentó que al mediodía de este lunes, en los mismo corrales, se le volvió a revisar y sólo se le hizo un lavado exhausto de las curaciones, por lo que el estupendo “Fantasma” goza de impecable saluda, de ahí que exista la posibilidad de que este miércoles o jueves pueda ser regresado al rancho El Milagro, ex Hacienda La Labor, ubicado en Zinapécuaro, Michoacán y donde se ubica la dehesa de Enrique Fraga, casa de la divisa en verde esperanza, blanco y obispo.

El ya célebre “Fantasma” es hijo de un semental llamado “Tarasco”, del encaste español de Juan Pedro y Salvador Domecq, y pasó a la historia de la Monumental Plaza México convirtiéndose en el astado número 32 en ser indultado y el segundo para un rejoneador, recordando que este mismo 2018, el 18 de febrero, el alicantino Andy Cartagena hizo lo propio con “Copo de Nieve” de la divisa de Reyes Huerta y ahora tocó el turno al luso andaluz Diego Ventura.

Sobre el burel, Fraga nos dijo que el toro desde su salida al ruedo no mintió y que siempre fue a más, además de comentar que el indulto vino dentro del desempeño a caballo de Ventura y que el propio caballista cuando echo pie a tierra le dijo que su intención era tirar de él para llevarlo a la puerta de toriles, pero cuando vio como le embistió, le encantó y fue entonces que decidió aprovechar la calidad del toro y darse a torear a placer, enloqueciendo a toda la concurrencia.

Otro detalle significativo del indulto es que cuando Diego Ventura le dio la enhorabuena a Enrique Fraga, le dio las gracias por tan buen toro, a lo que el ganadero le respondió que, si entonces “ya se podía morir”, contestándole el caballista europeo en un tono de admiración que no, al contrario, que quería más toros de esos.