NOTICIAS DESTACADAS
Inicio / Resultados de festejos / ‘Zotoluco’, imparable; tres orejas y rabo en Durango
‘Zotoluco’, imparable; tres orejas y rabo en Durango

‘Zotoluco’, imparable; tres orejas y rabo en Durango

 

DURANGO.- Ante tres cuartos de entrada se lidió una corrida de San Fermín, bien presentada y desigual en su comportamiento, destacando los toros lidiados en primero y segundo lugares.

El maestro ‘Zotoluco’ continúa con la buena racha de triunfos y esta tarde le ha cortado las orejas y el rabo al toro que abrió plaza, en una faena impregnada de solera, maestría y buen gusto por ambos pitones, la cual fue coronada con una estocada entera en todo lo alto, y con gritos de torero torero se pidió el rabo de manera unánime que el juez concedió, y el toro fue premiado con la vuelta al ruedo.

Su segundo fue un toro que resultó complicado, mirón y que se lo pensaba mucho para embestir, por lo que ‘Zotoluco’ tuvo que pisarle mucho los terrenos y arrancarle prácticamente los muletazos. Lo mató de una estocada casi entera en buen sitio y le fue concedida una oreja.

Arturo Macías enfrentó a un buen toro de San Fermín con el que se vio voluntarioso y siempre con ganas de agradar al respetable, lo toreó con ambas manos en series largas al don de la pelea de gallos, lo mató de una estocada casi entera y un golpe de descabello y escuchó un aviso.

Su segundo fue un toro noble al que el Cejas le realizó una faena larga por ambos pitones, destacando las tandas por el pitón derecho y tras una estocada casi entera le fueron concedidas dos orejas.

Fermín Espinosa ‘Armillita IV’ anduvo muy dispuesto y esforzado con el primero de su lote que resultó deslucido y transmitía poco, lo despachó de un pinchazo y una estocada y fue ovacionado.

A su segundo lo recibió de dos largas cambiadas pegado a tablas y lo veroniqueó con despaciosidad. Con la muleta el toro se paró y a pesar del esfuerzo por parte de Fermín, poco pudo hacer pues el toro se puso muy complicado. Lo despachó de dos pinchazos y una estocada y fue ovacionado.

Regaló un séptimo de la ganadería de Guadiana al que recibió con verónicas de muy buena factura. Con la muleta le cuajó una faena con mucho reposo y temple por ambos pitones dejando ver la clase que atesora este joven torero. Lo mató de una estocada entera y le fueron concedidas las dos orejas.

Al término del festejo los tres toreros salieron a hombros y la gente ‘salió toreando’ de la plaza.

error: ¡¡El contenido está protegido !!